La Firma invitada

los putos amos griezmann

Los putos amos

Son los putos amos. Los dueños del chiringuito. Los jefes de este negocio. Los que se han quedado con casi todo el pastel de fútbol, suculentamente engordado co...
búnker

El búnker

Había una vez un club en el que sus futbolistas eran personas normales. Era un club cuyo primer equipo estaba formado por ricos y famosos futbolistas, no tan ...

El periodismo no vende

Harto de excusas y teorías sobre el supuesto apocalipsis del periodismo, intento la introspección después de otra jornada de lecturas descorazonadoras. Mientr...

“V” de Varça

Haz clic aquí para leer el artículo en catalán Hay dos verdades irrefutables en la historia moderna: la tortilla de patatas es mucho mejor con cebolla y el...

Recuperar el relato

En tiempos en los que la mediocridad del corto plazo parece haber silenciado la música celestial del relato futbolístico, bien haría el Barcelona en recuperar...

Y Goran se calmó (y ganó)

En el tenis, quizás como en tantas otras esferas de la vida, hay tipos que juegan sin despertar emociones. Que generan una aburrida indiferencia. De los que e...

Desenamorado del Barça

Me siento como William Munny, aquel legendario pistolero del Oeste que, retirado hace años de sus fechorías, regresa para un último trabajo. Mi pluma está oxi...

Grgrgrgr, viene el Mundial

Hay quien dice que se puede ver un partido de fútbol cualquiera y ser imparcial. Hay gente que dice que incluso se disfruta más. Yo no puedo. Me es imposible....