Castillejo se retira del Maratón de Valencia

castillejo

El atleta español Carles Castillejo decidió ayer retirarse en el kilómetro 17 del Maratón de Valencia. No tenía ninguna lesión ni molestia, sino que decidió poner punto y final a la carrera porque esta no se estaba disputando según le habían prometido.

Hoy disputé la Maratón de Valencia y… me retiré. Es la primera vez que lo hago en mi carrera deportiva (a menos que hubiese terciado alguna lesión). No soy un atleta de retirarse, pero hoy no podía más.

Una vez cambiado de ropa, en caliente, Castillejo lanzó acusaciones contra la organización en las redes sociales. Hoy, el atleta cuenta los hechos más tranquilamente en su blog.

“En el mes de mayo le digo a mi manager que quiero correr en Valencia. Me dice que lo mira. El organizador, Paco Borao, se muestra interesado y nos pregunta qué intenciones tenemos. Le digo que intentar hacer 2h09. Me dice que fantástico y que me pondrán liebres a ese ritmo.”

Las liebres por si alguien no lo sabe, son corredores que acompañan durante algunos kilómetros al atleta que quiere conseguir determinada marca. Normalmente, estas liebres una vez conseguido el objetivo abandonan la prueba o disminuyen su ritmo hasta acabar con el resto de corredores. Al atleta le ayudan fijando el ritmo que precisa de manera constante, tapándole el viento y restando la necesidad de estar pendiente del cronómetro, aspecto que en muchos casos estresa al corredor. La mayoría de los records del mundo se han conseguido con ayuda de liebres.

Vosotros, los runners, no las necesitáis porque entre vosotros mismos os hacéis de liebre sin daros cuenta ya que por densidad sois muchos más a ritmo de 3h que a ritmo de 2h10. Además muchas veces os ponen unos globitos que os marcan el ritmo. ¿No es eso lo mismo?

A finales de agosto (creo) decido bajar a Valencia a hacer un rodaje de 2h por el circuito para conocerlo. Como veréis me lo tomaba bastante en serio. Paco se porta muy bien conmigo y me explica con todo detalle la carrera. Me dice que voy a tener 2 liebres hasta el km 30 al ritmo que yo le pida. ¡GENIAL!”

Valencia es sin duda el maratón más llano de España y seguramente de Europa. La organización lo sabe y promete a Castillejo que será el primer español en bajar de las 2h10 en territorio nacional. Para ello le aseguran que Hasan Aouchar quiere pasar la mitad de la prueba en 1h04’30. Tiempo que contenta a Castillejo. Durante la reunión previa a la carrera, el sábado a las 15h, el manager responsable de la carrera, en inglés, expone:
1) El primer grupo irá a ritmo de 1h03’20 con 3 liebres.
2) El segundo grupo ira a ritmo de 2h09 sin liebres ya que es un grupo numeroso (según inscripción).

Al acabar su exposición le pregunto si me puede repetir lo del segundo grupo. Confirma que lo que ha dicho era lo que había entendido yo. Le digo que como puede asegurar que vamos a ir a ese ritmo si no hay encargados de marcar el ritmo. Me dice que como hay atletas africanos y son “frontrunners” ya se encargaran de tirar. Mi respuesta es que el atleta africano, si va por libre, corre a tirones y que a mi Paco desde hace meses me ha dicho que tenemos liebres a ritmo de 64’30.”

Según Castillejo le prometen una solución. Tras unas llamadas a Paco Borao, Castillejo tiene la promesa en firme que tendrá liebres y podrá batir su marca. Ya sólo falta empezar a correr.

Llegan las 9 de la mañana y se da el pistoletazo de salida. Salgo en cabeza y al empezar a descender el puente de salida me empiezan a pasar africanos. Cuento hasta 5-6. Perfecto, ese es el primer grupo. Ahora alguno más me pasará y el resto se quedará conmigo. Empiezan a pasarme por todos lados y al doblar la esquina ya me sacan unos metros. Miro para atrás buscando a Hasan y a las liebres africanas. Ni rastro.”

No hay nada peor para un corredor que tener que estar pendiente de otras cosas que no sean poner un pie tras otro en el asfalto.

“Se me enganchan Feiteira y un marroquí y poco pasado el km 1, viendo que no es lo que me interesa, pego un cambio de ritmo y me voy solo a intentar enlazar con cabeza de carrera. En ese punto entre el km 2 y 3 obtengo el pulso más alto de los 17km (187) con lo que se demuestra que me pongo a menos de 3’/km y no consigo recortar nada de nada con lo que vuelvo a mi ritmo.

Pero lo que de verdad importa es la mente. La mente no está en su sitio. No está clara. Tiene un nubarrón en forma de enfado. Enfado por todo lo que está pasando, por tanto y tanto y tanto sacrificio vertido en pos de conseguir estar en Valencia. Y así no se puede. No se puede resetear de golpe la mente con tanto cambio. Es muy difícil. Paso el km 10 le digo a mi entrenador que qué hago, que esto no funciona. Sigo corriendo, sigo intentando ponerme a correr más rápido pero no lo consigo. Veo que alguien del grupo de cabeza se descuelga. Un africano se para en torno al km 11. ¿Porqué no habrá venido conmigo?

Al poco veo que se descuelga otro. ¿Lo pillaré? Lo intento. Apreto (o yo lo creo). Paso por el km 15 abandonado ya. No me paro porque está lleno de gente y me da vergüenza (recordad que no lo había hecho antes). Busco con la mirada a mi entrenador. Mientras lo hago me pasa un marroquí. Voy desconectado y no me engancho.

Localizo a mi entrenador que se pone a correr a mi lado:
– Qué tal?
– Mal.
– Te ves para menos de 2h13?
– Ahora, no.
– Pues mejor párate.

Le doy al stop y me pongo a caminar en la acera. Recibo ánimos de la gente. Me siento mal. Mal por haberme parado, mal porque no he conseguido mis objetivos, mal porque han venido amigos, familia y gente que no conozco solo porque yo corría. Mal por no haber podido comprobar cuanto valía hoy con una carrera normal: 2h09, 2h10, 2h12, 2h15… no lo se. Ni lo sabré jamás.

Pero no es de recibo. Eso que he vivido yo no se hace.”

Como objetivo, Castillejo, se ha marcado aprovechar su preparación para el Maratón de Valencia en el próximo Maratón de Donosti o, si no logra limpiar su mente, intentaría conseguir la mínima en el Maratón de Castellón.

Foto: Jesús Amigo

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos