Caso FIFA: De la mano negra al guante blanco

Cuando FIFA sancionó al Barça por irregularidades en el fichaje de futbolistas menores de edad, la reacción inmediata del club y de su entorno más fiel fue echarse las manos a la cabeza, enarbolar la bandera de La Masia –pancarta incluida–, mirarse el ombligo y no reconocer en un principio los errores cometidos. Desproporcionada o no, la sanción que impide al Barça fichar viene dada por no respetar la normativa –justa o injusta, eso es otra historia– que rige este tipo de contrataciones.

Después de aquel varapalo que a falta de posibles recursos va a dejar al primer equipo con los mismos jugadores el próximo año, gran parte del barcelonismo, azuzada por el propio club, aludió rápidamente a la figura de una mano negra que prácticamente todos coincidían en situar, aunque sin decirlo, en el Real Madrid. Pocos fueron quienes se detuvieron a pensar en el porqué de la sanción; prefirieron hacer frente común ante aquella ofensa y buscar culpables entre quienes denunciaron al FC Barcelona.

Hoy, prácticamente un año después, se ha constatado que FIFA ha investigado a varios clubes más, entre ellos el propio Madrid. La reacción del equipo blanco, seguramente con la lección aprendida tras ver cómo se remojaban las barbas del Barça, no se hizo esperar. El club que preside Florentino Pérez difundió ayer un comunicado en el que además de decir que colaboraría con FIFA, explicaba uno por uno la situación de cada futbolista presuntamente afectado por la investigación.

El mundo del fútbol es todo menos limpio, por lo que es más que probable que el conjunto blanco haya hecho uso de algunas artimañas legales que les permitan defender sus argumentos. Sin embargo, desde hace unos años tiene un peso en los estamentos futbolísticos europeos que habría firmado Raimundo Saporta, la mano derecha de Bernabéu durante tantos años.

El Real Madrid ha reaccionado rápidamente a la investigación de FIFA, y lo ha hecho mirando a la luna y no al dedo que la señala. Quizás y aunque fuera por una vez, deberíamos aprender algo del gran rival, que ha preferido utilizar su guante blanco antes que buscar una mano negra.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos