Mucho se ha hablado del cambio de cromos Di MaríaJames que este verano ha perpetrado el a la postre ‘director deportivo’ del Real Madrid Florentino Pérez.

Más allá de de vender por 75 millones de euros (fijos) y comprar por 80, y de las sensaciones, los números de ambos dentro del campo hablan de dos jugadores con rendimiento muy parecido.

Di María jugó el curso pasado con el Madrid 43 partidos de Liga, 11 de Champions y 7 de Copa del Rey, y consiguió 11 goles y 24 asistencias en 52 partidos. La media es de 0,21 goles por partido y de 0,46 asistencias por encuentro.

Por su parte, James participó en 30 partidos de Ligue 1, 3 de Copa de Francia y 1 de Copa de la Liga, con un total de 10 goles y 14 asistencias en 38 partidos. La media es muy similar a la de Di María, 0,26 goles por partido y 0,36 asistencias.

Además, hemos de tener en cuenta que James no disputó la Champions. Si miramos solo los datos en la competición doméstica las medias quedan igual de apretadas. Di María jugó 43 partidos de Liga BBVA con un total de 4 goles y 17 asistencias: 0,39 asistencias por partido y 0,09 goles por partido. Mientras James disputó 34 partidos y sumó 9 goles y 13 asistencias (máximo asistente de la Ligue 1): 0,38 asistencias por partido y 0,26 goles.

Pero en el fútbol no todo son números, también son sensaciones y sino recordemos el caso de Cesc Fàbregas. El centrocampista, por ejemplo, repartió el año pasado en Liga con el Barça 13 asistencias en 36 partidos y anotó 8 goles, una media de 0,36 pases de gol por encuentro (la misma que Di María) y 0,22 goles por partido, muy superior a la media del argentino (0,09). Y en el total de competiciones, el catalán participó en 55 partidos e hizo 13 goles (una media de 0,23, ligeramente superior a la del ex madridista) y 17 asistencias (media de 0,30 por 0,46 de Di María).

Pero las sensaciones, el juego, es que Cesc, por ejemplo, no acabó de encontrar su sitio en el conjunto azulgrana, mientras Di María, ante la difícil empresa de tener minutos en alguna de las tres posiciones de ataque blancas, territorio indiscutible de Bale, Benzema y Cristiano, se adaptó a la perfección a la posición de interior y formó línea habitual con Xabi Alonso y Modric, dejando en el banquillo a hombres como Illara e Isco.

Y es que el esfuerzo de ‘el fideo’ en la presión, su rápido despliegue cuando había que salir a la contra y la facilidad para encarar, driblar y romper defensas rivales cuando peor se ponían los partidos, como en la final de la Champions, fueron claves para el Madrid de la temporada pasada. Tanto que a final del año, Di María se convirtió en el máximo asistente de la Liga BBVA y cerró la temporada siendo MVP de la final de la Champions.

Con James, las sensaciones iniciales son otras y por el momento no ha demostrado ser superior a Di María ni tan determinante para el Madrid como el ahora jugador del United. Eso sí, lució más en el Mundial de Brasil, con 6 goles en 5 partidos. Di María, que junto a Messi fue de los pocos que generó fútbol para Argentina en el Mundial, únicamente logró 1 gol en 5 encuentros, aunque llevó a su selección a la gran final.

El tiempo dirá si el rendimiento de James –ha firmado por 6 temporadas con el Madrid- es superior o no al de Di María en sus cuatro campañas de blanco. Por ahora, la sensación es que el equipo ha perdido más que ganado con el cambio.

Temporada 2013-2014 de Di María en el Madrid

4 goles y 17 asistencias en 34 partidos de Liga (43 de titular).

3 goles y 5 asistencias en 11 partidos de Champions.

4 goles y 2 asistencias en 7 partidos de Copa del Rey.

Total: 52 partidos 11 goles: media de 0,21 goles por partido.

Total: 52 partidos 24 asistencias en total: media de 0,46 asistencias por partido.

 

Temporada 2013-2014 de James en el Mónaco

9 goles y 13 asistencias en 34 partidos en Ligue 1 (30 como titular).

1 gol y 1 asistencia en 3 partidos de Copa de Francia.

0 goles y 0 asistencias en 1 parido en Copa de la Liga.

Total: 38 partidos 10 goles: media de 0,26 goles por partido.

Total: 38 partidos 14 asistencias en total: media de 0,36 asistencias por partido.