La caja de Pandora

Lo que ocurra a partir de mañana en la Audiencia Nacional marcará de cualquier manera el futuro del Barça. El caso Neymar ya se ha llevado por delante a un presidente, Sandro Rosell, y amenaza no conformarse únicamente con eso. Declarará el expresidente y también el director general de la entidad, Antoni Rossich, como administrador del club, porque el Barça es la primera persona jurídica imputada en un caso como éste.

Pero en función de cómo se desarrolle todo, también podían ser imputados tanto el actual presidente del club, Josep Maria Bartomeu, como el vicepresidente económico, Javier Faus, un hecho sin precedentes.

El caso es tan complejo como la operación que llevó a Neymar al Barcelona y tan simple que podría haberse evitado con un poco de mano izquierda, si los dirigentes azulgranas hubieran informado al socio Jordi Cases sobre la operación del brasileño.

El verano pasado, Cases pidió por escrito explicaciones para saber por qué el club le había pagado 40 millones de euros al padre de Neymar en la operación. Respetó el procedimiento, en noviembre de 2013 envió un burofax, pero fue ninguneado por la directiva, incluso, según algunas versiones, fue amenazado por Toni Freixa, portavoz de la junta por aquel entonces, y el caso le estalló en las manos a la directiva.

En un mes y medio, Sandro Rosell pasó de estar «tranquilísimo» por el caso Neymar a dimitir; en un par de días el expresidente se ofreció al juez Pablo Ruz para declarar voluntariamente para anunciar su renuncia en un episodio nunca aclarado.

Y mientras, el juez Ruz, el fiscal Perals y la defensa de Cases han ido acorralando a un club que siempre ha ido a remolque en el caso. Ofreciendo explicaciones sobre la operación cuando en la opinión pública las especulaciones ya habían llegado a los titulares o abonando 13,5 millones de euros por una regularización voluntaria con Hacienda unos días después de que saltara el caso.

Rosell declarará como imputado porque está siendo investigado por un delito de apropiación indebida y un delito fiscal; el Barça está imputado como persona jurídica por un supuesto fraude a Hacienda de 9,1 millones de euros.

Los últimos movimientos del caso son significativos. El juez decidirá si cita al padre del jugador después de escuchar la declaración de Rosell y pide al club una serie de informaciones concretas que nos pueden ayudar a saber cuáles son sus intenciones.

Pregunta el juez que se especifique quiénes eran los administradores de la entidad azulgrana entre 2011 y 2013, pide los estatutos del club antes de esa fecha, el acta de la asamblea general de compromisarios del 5 de octubre de 2013 y una copia en vídeo de la misma.

Una vez analizadas todas las cuestiones, el juez podría decidir si cita a nuevos imputados con lo que Bartomeu y Faus, actores activos en las negociaciones del caso Neymar, están señalados.

Pese a que Bartomeu haya insistido repetidamente que no piensa dejar su cargo en el hipotético caso de ser imputado, el asunto puede tomar una nueva deriva a partir de mañana. La caja de Pandora está a punto de abrirse.

Todo el desarrollo del caso

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos