Siete rivales para octavos

A las 12.00 del mediodía se celebra el sorteo que decidirá los emparejamientos de octavos de final de la Champions League. El rival del Barça saldrá de uno de estos siete equipos: Arsenal, Bayer Leverkusen, Schalke 04, Olympiakos, Galatasaray, Zenit o Manchester City.

Es evidente que los dos principales adversarios a evitar en esta ronda llevan acento inglés (City y Arsenal). En un segundo grado de dificultad encajaría el Bayer Leverkusen -segundo clasificado de la Bundesliga-, mientras que los cuatro restantes equipos no deberían presentar excesivas complicaciones  para el cuadro barcelonista.

El Arsenal se presenta como uno de los huesos a eludir en el sorteo del lunes para todos los clasificados como primeros de grupo. Líderes de la Premier League, se encuentran en un momento de forma admirable. La adición de Özil en el once de los gunners ha resultado ser capital en la transición del medio campo y la delantera. El 4-2-3-1 de Wenger está cuajando como sistema referencial con una idea muy definida: tejer un mediocampo con jugadores tocadores y con buena aportación goleadora. En dicha faceta se ha destapado éste año Aaron Ramsey, que ya suma ocho goles en la Premier. Arteta es el compañero del galés en el doble pivote, dejando por delante una línea de tres en la que destacan Cazorla, Özil y Wilshere. El único delantero nato es el francés Giroud, con mayor confianza de cara al gol en este inicio de temporada (siete goles en Liga). En defensa, los laterales los ocupan Sagna y Gibbs, formando la línea de cuatro junto a Mertesacker y Koscielny, en el eje central. El polaco Szczesny es indiscutible en la portería.

El Manchester City es, quizás, el equipo que peor encaja como rival del Barça en esta ronda. Su mayor inestabilidad radica en la portería y en la línea defensiva. Hart ha estado alternando la titularidad con Pantilimon y está en un estado de forma muy irregular. En defensa han acusado la baja de Vincent Kompany -estará presente en los octavos- y la dupla DemichelisNastasic no ha dado las garantías exigibles para un equipo que aspire a ganar títulos. Zabaleta y Kolarov son los dos laterales más fiables del equipo, con Richards y Clichy como primeros recambios. Fernandinho es el enganche entre la defensa y una línea de tres en la que Touré juega con total libertad para incorporarse al ataque, dejando las bandas para Nasri y Silva. La delantera es coto reservado a Negredo -más habitual que Dzeko– y Agüero. Entre los dos suman 18 goles en la Premier League y  por sus características -velocidad, potencia y juego áereo- pueden ser un verdadero quebradero de cabeza para Piqué y compañía.

El tercero en discordia es el Bayer Leverkusen. Con el único lunar de haber recibido cinco goles contra el Manchester United en el Bay Arena, lleva una excelente trayectoria en la Bundesliga, donde está a sólo a cuatro puntos del Bayern. Su jugador más destacado es el espigado delantero centro Stefan Kiessling. Juegan en un sistema 4-3-2-1 en el que Sam y el surcoreano Son actúan como mediapuntas por detrás del delantero con idéntica aportación goleadora en la Bundesliga, siete goles por barba. El hispano-alemán Castro, Rolfes y Bender forman la línea de tres en el centro del campo y detrás son habituales Donati, Spahic, Toprak y Boenisch. En el marco, uno de los porteros alemanes con mayor futuro, Bernd Leno.

El resto de rivales pueden catalogarse como asequibles para el equipo de Tata Martino. El Galatasaray ha logrado colarse como segundo en un grupo donde estaba cantada la clasificación del Real Madrid y la Juventus. Les ha bastado tirar de la veteranía de Drogba, Sneijder y Felipe Melo para decidir partidos y tener opciones hasta la última jornada. Estos tres, junto con el goleador turco Burak Yilmaz, son las principales amenazas del equipo ahora entrenado por Mancini.

Otra de las sorpresas en esta fase de grupos ha sido clasificación del Olympiakos, cediendo tan sólo una derrota ante el temible PSG. Míchel ha sabido conjuntar y recuperar la autoestima de jugadores relegados al ostracismo en la Liga española. Saviola, Fuster, Chori Domínguez, Roberto y el ex espanyolista Weiss, son un ejemplo. La principal revelación de este año está siendo su delantero centro, Mitroglou, que se ha dedicado a coleccionar hat-tricks en el primer trimestre de competición.

Si hay una figura a destacar del siguiente rival, se trata de una de las mayores promesas del fútbol alemán: Julian Draxler. De tan sólo 20 años, ha acabado por explotar este año en el Schalke 04 y ya hay insistentes rumores de que Mourinho se lo quiere llevar al Chelsea y deshacerse de De Bruyne. A la espera de recuperar a su principal referencia ofensiva -el holandés Huntelaar-, el Schalke se ha sustentado en los goles de Szalai, Boateng y del peruano Farfán. La columna vertebral del equipo sigue siendo la misma que en las últimas temporadas, con jugadores experimentados como los centrales Matip y Howedes o los centrocampistas Neustadter y Jones.

Por último, el Zenit de San Petersburgo ha logrado su clasificación para octavos con la menor puntuación obtenida nunca por un segundo de grupo: 6 puntos. El equipo del italiano Luciano Spalletti sólo ha podido ganar un partido de la liguilla (ante el Porto) y ha caído de una forma tan sorprendente como inaceptable ante el Austria de Viena (4-1), colista del grupo. Hulk, el portugués Danny y Shirokov son sus jugadores más determinantes y el belga Witsel su principal referente en la medular, junto con Faizulin. Sin duda, el mayor inconveniente de tener que enfrentarse al Zenit sería la distancia y las bajísimas temperaturas que hay en el mes de febrero.

 

 

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos