49 Behobia-San Sebastián

Por Óscar Cusidó y Rafa Dalton.

Hace aproximadamente un año, tras pocas semanas de haber empezado a correr, hicimos un entrenamiento en la Carretera de las Aigües con Nacho Ovejero, también redactor de am14 y experimentado runner. Durante el almuerzo, la conversación giró en torno a carreras míticas. “En serio -nos dijo-, la Behobia es la mejor carrera que he corrido nunca. Sales de un pueblo en la frontera con Francia y llegas hasta Donostia. El paisaje y el ambiente son alucinantes”. Por aquel entonces ni se nos pasaba por la cabeza correr 20 kilómetros; a duras penas completábamos 10. “La carrera es excepcional, muchísimo público que te anima por tu nombre –lo llevas escrito en el dorsal–. El recorrido es durísimo, pero te llevan en volandas. Cuando llegas agotado a la Playa de San Sebastián, te espera como tres veces el Camp Nou, animando y jaleándote. Increíble”.

Domingo, diez de noviembre de 2013. Villaba, Navarra. 7:15 h de la mañana. Subimos al autobús que ha organizado A cuatro sports junto con unos amigos del club de atletismo Atarrabiako Korrikalariak y que nos llevará a Behobia.

Llueve y hace mucho viento. “Lo habitual en esta carrera”, nos comentan entre risas. Todos los corredores llevamos alguna prenda de ropa vieja que tiraremos antes de empezar la carrera, así como chubasqueros desechables o bolsas de basura industriales para protegernos de la lluvia y el viento en la larga espera antes de la salida.

foto 21

La carrera está muy bien organizada: lanzaderas que traen a la gente desde Donostia, camiones que llevan las mochilas hasta la llegada, café gratis, surtidores de agua, lavabos y unos sincronizados cajones de salida que evitan embudos durante la carrera. Para escalonar la salida de más de 28.000 corredores incluyendo patinadores y corredores en sillas de ruedas, hay cuenta atrás desde las 9:30 hasta las 11:21.

Durante la espera speakers y DJ’s caldean el ambiente. En una pantalla gigante se van viendo todas las salidas y todo el mundo baila, aplaude y salta. Es espectacular. Una fiesta.

En cuanto a la carrera, desde que sales y pese a la adrenalina acumulada, te das cuenta que va a ser una prueba dura. Un fuerte viento -siempre en contra- y rachas de lluvia te acompañan en un circuito lineal que empieza a orillas del Bidasoa, recorriendo las calles de Irún. Al salir a la carretera, en el kilómetro seis, te espera una subida de 2,5 kilómetros (Gaintzurizketa) para pasar a una zona de toboganes, repechos de 50 ó 100 metros verdaderamente “rompepiernas”.

A estas alturas te das cuenta del papel que desempeña el público. Te arropan. Ni el viento ni la lluvia evitan que familias enteras cubran prácticamente todo el recorrido aplaudiendo, gritando o -sobre todo los más pequeños- chocando la mano de los corredores, transmitiéndoles energía y ganas.

Tras pasar por el sector más aburrido, el Puerto de Pasajes, una zona industrial a la que llaman “el desierto”, viene el punto crucial de la carrera, la durísima subida al Alto de Miracruz. Los espectadores lo saben y por eso aquí se esfuerzan más, gritándote a todo pulmón: “¡Vamos, Óscar!” “¡Aupa, Rafa!”.

Si consigues coronarlo, la carrera es tuya. Te esperan casi 2 km de bajada hasta el barrio donostiarra de Gros. Después de girar a la izquierda se divisa la playa de la Zurriola y sabes que ya sólo te separa un kilómetro de la llegada. Te embarga la emoción. Miles de personas agolpadas a lo largo del Boulevard, bandas de música, muchísima animación que te recogen a ti y a tu agotamiento y te llevan hasta el arco de meta. Ahora eres un finisher de la Behobia-San Sebastián y se lo podrás explicar a tus nietos.

Clasificación general:
Masculina:
Pedro Nimo 1:04’30”
Marc Roig 1:05’49”
Chema Martínez 1:06’28”

Femenina:
Claudia Behobide 1:16’20”
Elena Loyo 1:18’37”
Itziar Méndez 1:19’24”

La nota negativa de la carrera fue tener que lamentar el fallecimiento de la joven corredora de 30 años Arantza Ezquerro, quien cayó fulminada a 2 kilómetros de meta. Nada pudieron hacer los servicios de asistencia pese a llegar muy rápido. Hasta tres médicos intentaron sin éxito reanimarla. El Club Deportivo Fortuna, organizador de la Behobia-San Sebastián, transmitió en un comunicado su “más sincero pésame a la familia y amigos de la corredora”, a los que se dispone a apoyar “en lo necesario”.

foto 111

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos