Bojan, el último maldito del Barça

No se cumple aún una semana del despido de Txema Corbella, todavía se escucha el rumor de las críticas a las formas que utilizó el Barça con el histórico utillero, cuando se avecina una nueva tormenta. La capacidad autodestructiva en el Camp Nou no tiene fin. Como no hay sitio para la lógica, no hay lugar para la tranquilidad y este sábado, horas antes de que en Brasil apareciera con la mejor de sus sonrisas Josep María Bartomeu, en Barcelona se conocía que a Bojan Krkic no hay quien le quiera en el club.

Que se le quiera o no se le quiera es un asunto, a fin de cuentas, menor. Lo que escapa a toda lógica, lo que no es admisible de ninguna de las maneras, es que perteneciendo al Barça como pertenece, el club no le haya citado para comenzar los entrenamientos el lunes a las órdenes de Luis Enrique. La página web del club dio a conocer la convocatoria de 22 futbolistas, 10 del primer equipo y 12 del filial, que están citados el lunes para iniciar la pretemporada con el entrenador asturiano y en la relación están Afellay y Tello, jugadores llamados a abandonar el Camp Nou… Pero no aparece Bojan, quien regresó tras la cesión al Ajax.

Pendiente de solucionar su futuro (podría marchar al Stoke City inglés o al Deportivo de La Coruña), el delantero catalán esperaba comenzar a trabajar con los jugadores del primer equipo. Se antoja lógico y normal, por cuanto no hay que olvidar que Bojan pertenece, de momento, al FC Barcelona y aunque no se cuente con sus servicios debería tener el mismo derecho que Ter Stegen, que Tello o que Joan Roman. Pero no es así.

Da la sensación que el club, como acostumbra en los últimos tiempos, ha tirado por el camino de en medio. Sin atenerse a nada y decidiendo las cosas por medio de algún ejecutivo que convertiría en el más tierno de los humanos al mismísimo Louis van Gaal, el Barça quiere sacarse de encima a Bojan por lo civil o lo criminal. Aquel jugador que fue el máximo goleador de las categorías inferiores ya no sirve ni para entrenar y la decisión, de la que también deberá dar cuenta el propio Luis Enrique, no hace más que enrarecer, otra vez, el ambiente.

El lunes empieza la pretemporada. Y al nuevo entrenador le preguntarán por Txema Corbella, por Bojan, por la sanción de Suárez, los centrales… Y, a lo mejor, también por algo de fútbol. Es acabar una para empezar otra…

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos