Bayern: el azote del Real Madrid

«La Décima«. Y no nos referimos a la cantinela que a modo de mantra se repite año tras año en la mente y el corazón de los madridistas, sino al número de eliminatorias europeas que habrán protagonizado el Bayern de Munich y el Real Madrid después de esta semifinal. Y si hay un rival que, sistemáticamente, ha logrado martillear el orgullo de los merengues es el club que preside –honoríficamente– el mayor exponente e icono histórico de los bávaros: Franz Beckenbauer. De las nueve eliminatorias que han disputado hasta el momento, los alemanes presentan un balance positivo de cinco victorias –cuatro de ellas en semifinales y una en octavos de final– y cuatro derrotas.

Desde la primera eliminación en las semifinales de la Copa de Europa de 1976 hasta la última infligida hace dos años, en la tanda de penaltis, el historial de polémicas, provocaciones y episodios violentos entre ambos equipos ha sido un goteo incesante. Los amistosos de 1980 (con el humillante 9-1) y de 1981 (desplante del Bayern en el Trofeo Bernabéu), el pisotón de Juanito a Matthäus en la ida de las semifinales de 1987, los cuernos de Augenthaler en la vuelta, los cortes de manga de Van Bommel en el 2007 tras marcar un gol que a la postre sería decisivo, el pique y la burla recíproca entre Neuer y Sergio Ramos en el 2012… todo ello ha erigido al cuadro teutón en la principal bestia negra europea en la historia del Real Madrid.

Si a ello le añadimos la presencia de Pep Guardiola en el banquillo rival, el cocktail no puede ser más explosivo. El ex técnico azulgrana luce un inmaculado expediente con cinco victorias y dos empates en sus siete apariciones en el coliseo blanco. A pesar de su inmejorable carta de presentación y de la espectacular temporada que están llevando a cabo, Guardiola ya prepara a conciencia su regreso al Santiago Bernabéu. Su mayor preocupación es cómo contrarrestar la principal arma de los blancos: la velocidad.

Con el fin de evitar las transiciones rápidas y las carreras al espacio de velocistas como Di María, Bale o Cristiano Ronaldo, el técnico de Santpedor se plantea retocar la defensa –muy titubeante en los últimos partidos– y apuntalar el flanco más débil del equipo desde que decidió adelantar la posición de Lahm: el carril derecho. Una de las opciones sería volver a situar a Lahm en su posición original en el lateral diestro en detrimento de Rafinha, con el objetivo ulterior de ganar en seguridad apoyándose en la experiencia del veterano capitán del Bayern.

En la sesión del lunes, Guardiola tuvo una intensa charla con la pareja de centrales –Dante y Boateng– , haciendo especial hincapié en la importancia de evitar las pérdidas de balón en la salida. Ambos parten como favoritos a ocupar el eje central de la defensa, con Javi Martínez como alternativa. El que ya se encuentra plenamente recuperado de su proceso gripal es Alaba, quien, seguramente, deberá fijar más su posición en el lateral izquierdo ante las acometidas de un Bale que ha llegado en plena forma al momento clave de la temporada.

Pocas cosas hay más difíciles en el fútbol que aventurarse a adivinar un once de Guardiola con el Bayern. El catalán disfruta de una plantilla muy amplia, con alternativas en cada una de las posiciones y haciendo de la meritocracia un principio irrenunciable en su decálogo como gestor de grupos. Si finalmente opta por no modificar la posición de Lahm en la distribución junto a Schweinsteiger, la única variante podría ser el papel que reserve para los mediapuntas y el delantero centro. Ribéry y Robben son piezas básicas por las bandas –a pierna invertida y buscando la diagonal– y las dudas estriban en saber qué plan tiene diseñado para el eje del ataque. Müller y Götze se disputarían la plaza de enganche por detrás de Mandzukic si Pep se decanta por jugar con un delantero centro tradicional, o incluso ambos tendrían cabida en el once si sacrifica al croata, usando a Müller como falso delantero centro con más libertad de espacios y con el ex del Borussia Dortmund jugando por detrás. Precisamente Mandzukic es el único jugador del Bayern apercibido de sanción para el partido de vuelta.

En el Real Madrid están a la espera de la prueba de velocidad a la que someterán a Cristiano Ronaldo para decidir si estará o no de inicio. Lo que sí ha confirmado Ancelotti es que Marcelo no estará en once titular (sale de una lesión) y su puesto será cubierto por Coentrao, quien junto a Carvajal, Pepe y Ramos formarán la línea defensiva. Modric, Xabi Alonso, Di María, Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema completarían el equipo que presente el técnico italiano en la ida de esta semifinal.

Los jugadores apercibidos y con riesgo de perderse la vuelta en Munich son Sergio Ramos, Xabi Alonso e Illarramendi.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos