Bartomeu habla de tres fichajes más

74 minutos y ni un solo titular. Ese es el tiempo que prolongó su presencia ante los medios el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, y también la falta de contenido de la misma. Una comparecencia en la que el interlocutor la inicia contando que no podrá informar sobre el ‘mercato‘, que es lo único que interesa a estas alturas del año, es todo un síntoma.

Dicho esto, todo se movió en base a supuestos; guiños sobre fichajes que podrían ser; sonrisas cuando se planteaban determinados nombres y una complicidad que solo existía por una parte.

Y puestos a especular, Bartomeu dejó alguna pista. Habló de que Zubizarreta «tiene localizados a los centrales» y después reconoció la necesidad de fichar a «un delantero» y a ningún centrocampista. Saquen cuentas: Mathieu, Marquinhos y Suárez.

Del uruguayo, Bartomeu se refirió a las disculpas presentadas y de que no le consta que esté en venta. Unos cuantos miles de kilómetros más al norte, Raül Sanllehí, director de fútbol, se reunía con representantes del Liverpool en Londres.

En Valencia, Mathieu se reunía con los dirigentes ‘che‘ para intentar rebajar los 20 millones de su cláusula, mientras Marquinhos en París también intenta persuadir a la cúpula del PSG para poder salir.

Por todo ello no cuadra que Bartomeu se escude en el Mundial y en que los diferentes clubes quieran pescar, cuando Mathieu, Marquinhos y Suárez no están participando.

En el capítulo de percepciones, Xavi es una de las incógnitas. Por su condición de histórico tiene la potestad de decidir y el Barça acatará lo que sea. A la vuelta de las vacaciones, la respuesta, aunque ya no está tan clara su marcha como cuando envió un ‘whatsapp‘ a sus amigos periodistas de Barcelona anunciando su adiós.

Alexis Sánchez tiene pinta de que se irá. Con tantas ofertas que tiene, lo lógico es que el Barça acepte la más interesante o intente que el chileno forme parte de la operación Suárez.

El delantero no será el único en marcharse, unos cuantos más harán las maletas, muchos de perfil bajo, como en los casos de Cuenca, Afellay y quien sabe si Song o Cristian Tello. «Tenemos una plantilla muy extensa», ha recordado el presidente.

En el área institucional, espera Bartomeu la comparecencia de Sandro Rosell, de Rossich y del padre de Neymar ante el juez Ruz, prevista para el día 22 de julio, para que se sepa «toda la verdad» sobre el caso. No tiene ni una duda de que no le imputarán.

Está pendiente una reunión de la directiva para decidir si retiran la acción de responsabilidad social contra la Junta de Joan Laporta, aunque la vista está fijada para el 15 de septiembre.

El resto de cuestiones, el presidente las ha resumido en una hoja de ruta con siete puntos:

  •  mejorar la competitividad de todos los equipos profesionales
  •  iniciar el cumplimiento del Proyecto Espai Barça
  •  continuar con la estrategia económica de los últimos años
  •  reforzar la capacidad ejecutiva
  •  intensificar la presencia en los organismos federativos
  •  seguir desarrollando las acciones globales de la Fundación
  •  completar el proyecto ‘Peñas Siglo XXI’

Ah y un apunte final: el ‘Tata‘, aunque hubiera ganado la Liga, no hubiera continuado.

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos