Barcelona renuncia a los Juegos de 2022

Barcelona no organizará los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 y así se hará saber oficialmente en el pleno del Ajuntament que se llevará a cabo el próximo viernes. El alcalde, Xavier Trias, tomó la decisión junto a sus más directos colaboradores y ya lo hizo saber al comité organizador que lleva más de tres años trabajando en el proyecto, argumentando en su decisión la crisis económica que azota a Catalunya y la falta de apoyo por parte de los grupos de la oposición del consistorio.

La candidatura de Barcelona-Pirineos debía anunciar formalmente su presentación ante el Comité Olímpico Internacional el próximo 14 de noviembre y la intención del máximo responsable ciudadano era la de consultar con los habitantes de Barcelona su deseo, o no, respecto a la organización de los Juegos. Dicha consulta se estudió llevarla a cabo el 25 de mayo de 2014, coincidiendo con las elecciones al Parlamento Europeo.

Trias avisó en su momento que la carrera hacia los Juegos, que se inició bajo la alcaldía del socialista Jordi Hereu, solamente se mantendría si tenía el aval mayoritario de los grupos representados en el consistorio y si desde un primer momento Iniciativa se desmarcó del mismo, el anuncio de Alberto Fernández Díaz respecto a la abstención del PP en este asunto significó la puntilla.

Además, el alcalde tiene sobre su mesa un estudio realizado en septiembre que descubre el poco ánimo entre los ciudadanos, a los que prometió consultar su opinión. Así, en las dos últimas semanas ha ido madurando con su entorno de trabajo, y bajo el conocimiento del President de la Generalitat Artur Mas, la posibilidad de renunciar a la organización de la cita olímpica.

Al nulo soporte popular que se ha dado a conocer se suman las quejas directas por los recortes en servicios sociales, sanidad y educación, especialmente, que se multiplican en Barcelona y que convierten la aventura olímpica en inoportuna a ojos de una inmensa mayoría.

Desde un punto de vista deportivo tampoco se contempla como adecuado el paso. A los numerosos recortes que se aventura sufrirán la mayoría de federaciones que dependen del CSD se suman las dudas que España, como país, despierta entre el movimiento olímpico y que se acentuó tras la derrota de Madrid en la elección de los Juegos de 2020. Lo que en un principio se llegó a considerar hasta positivo para las aspiraciones de Barcelona ha desaparecido por completo.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos