El Barça se ha deshecho del Granada con facilidad (6-0) en una tarde afortunada de Neymar y Messi, lo que le permite seguir al frente de la clasificación de primera división a la espera de lo que hagan en sus encuentros Sevilla y Valencia.

Tras el mal partido en La Rosaleda, Luis Enrique apostó por una gran novedad en el centro del campo: la presencia de Xavi Hernández, titular por primera vez desde que se iniciara el campeonato. El partido del próximo martes frente al París Saint-Germain condicionó la alineación del Barça y trajo consigo seis cambios respecto al último encuentro, pero aun así saltó al césped un once solvente y, a priori, con la potencia suficiente para asegurar los tres puntos frente al Granada.

Joaquín Caparrós tomó buena nota del planteamiento de Javi Gracia en Málaga y, respondiendo a su propio ADN, decidió pertrechar al Granada atrás, bien ordenado y confiando en que sus puntas, El Arabi y Succes, pudieran sorprender al Barça y endosar a Claudio Bravo el primer gol de la temporada.

Ocurrió, sin embargo, que el Granada no ocupa la cómoda posición en la tabla por casualidad, sino por ser un equipo bien armado en defensa, disciplinado y ordenado. Tanto que a punto estuvo de adelantarse en el marcador por dos veces en los primeros seis minutos de partido. Primero, tras una pérdida de balón de Munir que dio paso a una rápida contra desbaratada por Mathieu (inmenso durante todo el partido) cuando el joven Succes, el jugador más joven en debutar con los andaluces, se disponía a encarar a Bravo. Después, en una gran jugada de Foulquier, cuyo centro acabó en el larguero después de que El Arabi rematara de cabeza.

Con el susto en el cuerpo, el Barça despertó poco a poco, con un Dani Alves situado más como extremo que como lateral que centraba al área todo lo que su compatriota Douglas no se atrevió en Málaga. El conjunto local comenzaba a aplicarse a la hora de mover el balón con más rapidez que en La Rosaleda, con Messi descolgándose al centro del campo, Munir y Neymar juntándose por el centro y dejando las bandas para las llegadas de los dos laterales brasileños. Sin embargo, el primer disparo bien dirigido a puerta no llegó hasta el minuto 23, cuando Xavi quiso probar si Roberto había traído los guantes correctos.

Finalmente, el gol llegó del modo más inesperado, cuando Yuste cedió un balón a su central que fue interceptado por Neymar, quien encaró al portero granadino y, con un poco de suerte, puso en ventaja a su equipo. El once de Caparrós no movió un ápice su planteamiento, consciente de que había puesto en algunos problemas a la defensa local, pero cuando todo parecía que el 1-0 se mantendría hasta el descanso, Messi decidió que era hora de poner las cosas en su sitio.

En el minuto 43, el argentino encaró a Foulquier por la banda derecha y utilizó esa misma pierna para poner un centro medido desde la línea de fondo hasta la cabeza de Rakitic. El croata marcaba el 2-0 del modo que le gusta a Luis Enrique, con balones centrados para la llegada de jugadores de la segunda línea. Tan solo dos minutos después, Xavi –que nunca encontró su sitio hasta que el partido estuvo cerrado– robó un balón y lo cedió a Messi, quien se sacó de la chistera un pase en profundidad a Munir que, despejado por Roberto, acabó en la pierna derecha de Neymar. 3-0 y partido sentenciado.

Caparrós quiso dar un nuevo aire a su equipo con la entrada de Piti y Silvestre, pero el choque estaba sentenciado y la tónica apenas cambió. Messi actuaba ya prácticamente como enganche y se dedicó una y otra vez a servir balones en ventaja a sus compañeros. Primero a Munir tras un robo de Rakitic y luego a Adriano. Pero faltaba su gol, así que Xavi levantó la cabeza, vio la llegada en carrera de Alves, le metió el balón y el brasileño centró al primer toque para que Leo Messi anotara el cuarto del equipo.

Poco después, el argentino sirvió a Neymar para que el brasileño completara su hat trick, aunque este Messi es un tipo insaciable. Tanto que a falta de 9 minutos para el final presionó la salida de balón del central y le birló la pelota para mirar cada vez más de cerca el récord goleador de Zarra en la historia de la liga. Un récord que caerá pronto, pero antes espera París.

FICHA TÉCNICA

Camp Nou: 72.596 espectadores.
Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó a Fran Rico (33′), Foulquier (83′) y Silvestre (89′).

FC BARCELONA: Bravo, Alves, Mascherano, Mathieu, Adriano, Busquets (Bartra, 63′), Xavi, Rakitic (Sergi Roberto, 57′), Munir (Sandro, 70′), Neymar y Messi.

GRANADA CF: Roberto, Nyom, Babin, Murillo, Foulquier, Fran Rico (Piti, 45′), Iturra, Javi Márquez, Héctor Yuste (Silvestre, 45′), Succes y El Arabi (Martins, 66′).

Goles: 1-0 (Neymar, 26′), 2-0 (Rakitic, 43′), 3-0 (Neymar, 45′), 4-0 (Messi, 61′), 5-0 (Neymar, 65′), 6-0 (Messi, 81′).

Lee el 1×1 del Barça – Granada