El Barça ya no está

Hacía apenas 48 horas que el Camp Nou había albergado el espectáculo ofrecido por el equipo femenino del Barça, pero aquello parecía otro deporte. Sobre el césped, el equipo de Xavi carecía de chispa, de juego y, lo que es peor, parecía no tener ganas de jugar. Se notó y el Rayo Vallecano lo aprovechó para llevarse los tres puntos (0-1).

Resulta evidente que el batacazo ante el Eintracht ha hecho mella en el estado anímico del Barça, pero también lo es que la dinámica de los últimos encuentros viene marcada por una alarmante tendencia al aburrimiento. Valencia, Anoeta o el duelo ante el Cádiz pueden atestiguarlo.

Y en esa tesitura, ocurre que con poco se hiere al equipo. Al Rayo le bastó in balón en diagonal de Isi a Álvaro para que el delantero superara a los centrales e hiciera inútil la estirada de Ter Stegen. Volvían los viejos vicios: primer tiro a puerta, primer gol en contra.

Apenas inquietó el Barça a Dimitrievski, más allá de una jugada embarullada que él mismo generó pasada la media hora tras despejar de puños un balón que pudo haber atajado perfectamente.

Vio Xavi tan complicado el encuentro que antes del descanso puso a calentar a Lenglet y Piqué. La ausencia del central catalán, fundamental para iniciar el juego del equipo, hace que sus compañeros tengan dificultades en la primera fase de construcción, evidentes tanto en Éric como especialmente en Araujo.

El segundo tiempo se inició con un cambio significativo. La entrada de Lenglet por un desdibujadísimo Sergiño Dest situó al central uruguayo como lateral derecho y permitió al francés ocuparse de conectar con Busquets. No había forma. Seguía sin funcionar el equipo y Xavi decidió sacudirlo dando entrada a Nico por un desesperante De Jong y a Memphis por Ferran Torres. Quedaba media hora para intenta evitar un nuevo desastre.

El neerlandés tuvo pocos minutos después la ocasión más clara del Barça, rematando al muñeco un buen centro de Araujo. Inmediatamente después, el técnico egarense rehízo el dibujo del equipo dejando tres centrales atrás para que Adama ocupara la banda derecha y Luuk de Jong intentara el milagro habitual.

No lo hubo. Pese a los once minutos añadidos por un árbitro que se tragó, con la ayuda del VAR, un claro penalti sobre Gavi –el mejor de los locales– que pudo haber cambiado el desenlace final del encuentro, el Barcelona encadenó por primera vez en su historia tres derrotas consecutivas en el Camp Nou.

Se le hará larga la Liga a un Barça que no tiene asegurada aún su participación en la próxima Liga de Campeones en una lucha cuya principal amenaza está en un momento anímico opuesto tras su victoria en la Copa del Rey.

Foto: FC Barcelona

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos