Desde que Sandro Rosell anunció a principios de la pretemporada pasada que Tito Vilanova no podía continuar en el banquillo a causa de sus complicaciones de salud, hasta el triste desenlace que se produjo el 24 de abril pasado con la muerte del entrenador, la temporada azulgrana ha estado trufada de sucesos extradeportivos.