Barça, juicios y partes contratantes

– Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?
– No, eso no está bien. Quisiera volver a oírlo.
– Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.
– Esta vez creo que suena mejor.
– Si quiere se lo leo otra vez.
– Tan solo la primera parte.
– ¿Sobre la parte contratante de la primera parte?
– No, solo la parte de la parte contratante de la primera parte.
– Oiga, ¿por qué hemos de pelearnos por una tontería como ésta? La cortamos.
– Sí, es demasiado largo. ¿Qué es lo que nos queda ahora?
– Dice ahora… la parte contratante de la segunda parte será considerada como la parte contratante de la segunda parte.
– Eso si que no me gusta nada. Nunca segundas partes fueron buenas. Escuche: ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?

Si no fuera por Blesa, Rato, el juez Ruz, Acebes, Libertad Digital y esa caterva de gente que puebla las páginas económicas y judiciales de los informativos, esta semana el Barça volvería a las portadas, cosa nada descartable teniendo en cuenta cuál es el rival del próximo sábado.

Primera parte

En estos tres días nos hemos desayunado con la noticia de que la Audiencia de Barcelona ha ordenado el ingreso en prisión del expresidente Josep Lluís Núñez y de su hijo Josep Lluís después de rechazar su recurso para suspender la ejecución de su condena de dos años y dos meses de cárcel. Los Núñez, condenados por sobornar a inspectores de Hacienda para eludir el pago de impuestos de los beneficios de su empresa constructora, aún pueden recurrir la decisión para evitar su encarcelamiento en tanto se decide su petición de indulto.

Entre o no en prisión, el expresidente (delincuente condenado) sigue poniendo su nombre al museo del club sin que nadie en la directiva haya osado, al menos de momento, cuestionar el hecho. Nada raro, sobre todo si tenemos en cuenta el aplauso que recibió Núñez en la última asamblea.

Segunda parte

Ayer se conoció también que Jordi Cases ha decidido retirar la demanda contra Sandro Rosell después de que lograr garantías por escrito de que ni el expresidente dimitido ni el club emprenderían acciones legales contra él. El asunto, viciado desde el principio por la soberbia de unos y la temeridad de otros, acaba así para Cases, pero no para el Barça, puesto que la investigación por presunto delito fiscal sigue abierta.

Tercera parte

Cuando todos pensábamos que Vicenç Pla había desaparecido del mapa, nos enteramos de que el juzgado de primera instancia número 24 de Barcelona ha ordenado que el expresidente Joan Laporta y siete de sus exdirectivos (Alfons Godall, Jaume Ferrer, Alfons Castro, Joan Boix, Josep Cubells, Rafael Yuste y Albert Perrín) avalen un total de 23,2 millones de euros (2,9 millones por cabeza) por las pérdidas generadas en la campaña 2002-2003, que ascendieron a 63,8 millones de euros. Sí, por aquellos famosos días de transición generados por la fecha electoral elegida por Trayter.

Hace unos meses se publicó que Vicenç Pla, un socio jubilado que ha sido manejado como una marioneta desde el principio, estudiaba no reclamar la ejecución de la sentencia. Y se publicó, también, que no lo hacía porque esperaba recibir un dinero a cambio que los implicados siempre negaron ofrecer. De hecho, ayer mismo Jordi Finestres, jefe de prensa de Joan Laporta, explicó en su cuenta de twitter que “Vicenç Pla, a través de un intermediario, me propuso que Laporta y los directivos le pagásemos dos millones de euros a cambio de retirar la demanda de los avales. Lo denunciamos a los Mossos. Vicenç Pla es una marioneta de personas oscuras que han hecho chantaje a Laporta y al barcelonismo”.

Ahora, de improviso, el socio Pla cambia de parecer y pide que los exdirectivos presenten un aval que, en algunos casos, puede representar el embargo de sus bienes. A menos, claro, que…

Cuarta parte

A menos que al juez José Manuel Martínez Borrego, titular del juzgado de primera instancia 39 de Barcelona, le dé por hacer pública esta semana la sentencia por el juicio de la acción de responsabilidad social contra Joan Laporta y 16 exdirectivos a quienes el Barça reclama 47’8 millones de euros. Si esa sentencia resultara favorable para los demandados, la tercera parte (la sentencia de los avales) desaparecería como por arte de magia.

Y a todo esto, el sábado hay que viajar al Bernabéu. Si es que antes no hay más partes contratantes…

Comparte este artículo

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos