El Barça gana in extremis en Valencia

En un partido gris tirando a triste, el Barça ha vencido por cero goles a uno en Mestalla ante un Valencia tan serio como poco ambicioso. El gol postrero de Sergio Busquets otorga tres puntos que mantienen al equipo culé a dos del Real Madrid cuando aún no ha finalizado la primera vuelta del campeonato.

Cuesta recordar un partido tranquilo que tuviera como protagonistas a Valencia y Barça y el de hoy tampoco lo fue. Tras unos minutos iniciales en los que el equipo de Nuno mostró sus cartas –básicamente, intentar enganchar alguna buena contra–, un amago de tángana tras una caída de Neymar en el área y una lamentable simulación de agresión de Otamendi pareció despertar a los catalanes. Antes, en el minuto 13, Luis Suárez había desperdiciado la ocasión de abrir el marcador después de una dejada magistral del brasileño, pero acabó disparando al muñeco.

Así las cosas, el partido tenía de todo menos fútbol, porque la intensidad mal entendida acaba matando el juego. Y eso es lo que ocurrió hoy y lo que no supo parar Fernández Borbalán, pese a que en 28 minutos ya había mostrado cinco tarjetas amarillas.

Como en un ejercicio de equilibrismo que le permitiera alinearlos juntos, Luis Enrique despertó las alarmas de los puristas al poner en el mismo once a Mascherano como medio centro y a Busquets como interior derecho, lo que desplazó a Xavi a la posición de volante izquierdo. Con esos movimientos, el asturiano pretendía reforzar el centro del campo y correr el riesgo de perder capacidad de creación. Y la perdió, claro, sobre todo porque Sergio se dedicaba más a tapar las subidas de Alves que a otra cosa.

El partido se espesó con la misma velocidad que se había embrutecido al inicio. El Barça no encontraba el modo de nutrir de balones a los tres de arriba y comenzó a planear la idea de que acabaría decidiéndose por algún detalle. El mayor síntoma, ver que Messi volvía a retrasar su posición para intentar tocar la pelota. Y así, con algún sobresalto final, se llegó al descanso con el empate a cero en el marcador.

El segundo tiempo arrancó con un Valencia algo menos conservador que a los seis minutos ya había metido el susto en el cuerpo al Barça con un remate fallido de Rodrigo. El conjunto de Luis Enrique, absolutamente partido, no encontraba el modo de acercarse a Diego Alves. Messi no tenía su día, Suárez se ofrecía como siempre y Neymar parecía haberse quedado en el vestuario.

El Barça no estaba cómodo y el Valencia olía la sangre. Luis Enrique dio entrada a Rakitic por Mathieu, rectificando así su plan inicial, retrasando a Mascherano y volviendo al dibujo clásico. Justo en la siguiente jugada, Luis Suárez anotaba un gol que fue erróneamente anulado por fuera de juego por el asistente de Fernández Borbalán. La respuesta, dos disparos bien rechazados por Claudio Bravo, uno de Feghouli y otro de Negredo tras el resbalón de Mathieu.

La visita a Mestalla dilapidó las sensaciones de recuperación que el Barça había hado en Nicosia y frente al Sevilla. Ganó, es cierto, pero lo hizo con la fortuna tapando las carencias de un equipo que todavía tiene mucho que mejorar y que en los últimos encuentros alterna una de cal con una de arena. A seguir remando.

FICHA TÉCNICA

Estadio de Mestalla. 52.000 espectadores.
Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz). Amonestó a Mathieu (7′), Piqué (20′), Barragán (20′), Mustafi (26′), Jordi Alba (28′), Rodrigo (69′), Messi (90′).

VALENCIA CF: Diego Alves, Barragán, Otamendi, Mustafi, Gayà, Javi Fuego, A. Gomes, Parejo (Filipe Augusto, 83′), Feghouli, Rodrigo (De Paul, 71′) y Negredo (Alcácer, 81′).

FC BARCELONA: Br avo, Alves, Mathieu (Rakitic, 68′), Piqué, Alba, Busquets, Mascherano, Xavi (Rafinha, 79′), Messi, Luis Suárez (Pedro, 79′) y Neymar.

Goles: 0-1, Busquets (93′).

Lee el 1×1 del Valencia-Barça

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos