Ayúdanos, Lady Suerte

lady luck

CLICK HERE TO READ IT IN ENGLISH

Lady Luck no está de nuestro lado‘. Eso es lo que nos dijo el entrenador el sábado, apenas acabó el partido contra el Bolton y aún nos preguntábamos qué había pasado para no ganar. La verdad es que un poquito de suerte no nos vendría mal tal como estamos porque cuando estás en una situación así de delicada cualquier error acaba por hundirte. Un mal despeje, cuando ya empezábamos a saborear una victoria muy trabajada, acabó por echarlo todo por tierra. Y volver a empezar, y seguir sufriendo. Y ver como las mejoras no se traducen en el marcador. Y el tiempo se te tira encima… Hay momentos en los partidos en que el campo parece una cuesta y el césped un campo de minas. Cosas que en cualquier momento salen fácil y de manera natural se hacen imposibles. Es lo que tiene ir últimos, supongo.

El sábado debutaron los nuevos fichajes y a primera vista entendí que nos van a ayudar mucho. Tienen la ventaja de llegar con la mente despejada, sin haber vivido todos los problemas que padecimos desde el comienzo, y se nota esa frescura, además de la calidad que tienen. Me tocó quedarme en el banquillo de entrada y son cosas que en este momento pasan a un segundo término. Cuando conoces la alineación y ves que el entrenador no te pone en el once siempre sufres una terrible decepción, pero cuando la situación del equipo es la que es, antepones rápido un carácter positivo. Siempre me han dicho que transmito ese sentido positivo y aunque me cuesta lo mantengo como una seña de identidad. Ojalá no hubiese jugado ni un minuto y hubiera bastado el golazo de Murphy… Me fastidió la lesión de Mellis porque es un jugador que me encanta y mantenemos una gran relación. Siempre hablamos de cuanto nos gustaría jugar juntos y aún no lo hemos hecho. Espero que tengamos la oportunidad porque nos entendemos bien.

El caso es que el sábado tuve que entrar por él a la carrera, sin haber calentado y me costó entrar en la dinámica del partido porque era muy intenso. Entendí rápido que había que trabajar fuerte porque el Bolton apretaba mucho y eso es lo que hice, dejar el toque y apretar los dientes, correr, cubrir campo, doblar los marcajes, fijar al rival lo máximo posible… Con el tiempo aprendes que si no tienes el día debes redoblar el esfuerzo trabajando para el equipo sin descanso y más en esa segunda parte en que se notó la realidad de los dos equipos. Ellos han estado en nuestra situación y se notó que el haber ganado cuatro de los seis últimos partidos les ha devuelto la confianza porque eso que a ti te sale en los entrenamientos, ellos lo trasladan mejor a los partidos. Es esa dinámica de la que hablo siempre y que pareciendo poco importante os aseguro que lo es. Un par de buenos resultados te hincha y te catapulta.

En el campo coincidí con Darren Pratley. Es un tipo muy especial para mi y mantenemos muy buena relación desde que coincidimos cuatro años en el Swansea. Cuando se marchó al Bolton se convirtió en mi casero al irme a vivir a su casa de la marina en Swansea… ¡Y es el mejor casero que he tenido nunca! Me puso un alquiler barato, no me hacía pagar las facturas de agua o luz… Un tipo estupendo. Hemos mantenido el contacto todos estos años y el sábado me animó al acabar el partido diciéndome que tenemos matería prima para salir del pozo. Es de agradecer.

Para que quienes lean esto desde España se hagan una idea de lo que es la Championship, en entrenador del Bolton es Neil Lennon, que no hace tanto dirigió al Celtic y consiguió clasificarlo para los octavos de la Champions League ganando incluso al Barcelona en Glasgow. Me pregunto si en España podría pasar algo así… Y lo dudo. Esto es otro mundo. El nivel competitivo de la segunda división inglesa es brutal: el Nottingham Forest, que era líder y estaba lanzado, enlazó ocho partidos sin ganar y aunque ha reaccionado ahora es octavo y el Bournemouth, que en la octava jornada era 15º y estaba cuatro puntos por encima del descenso, es ahora segundo. Lo que decía de las dinámicas de los resultados.

Lo cierto es que con Lee Clark las cosas han cambiado bastante en el Blackpool y empieza a notarse en muchos aspectos. Creo que el club, por fin, se ha dado cuenta de que muchas cosas tenían que mejorarse. En una liga donde hay equipos con presupuestos astronómicos… Nosotros competíamos sin preparador físico. Esto ya no es así porque ya tenemos uno específico y la novedad se ha notado. Ahora, además, ya desayunamos juntos antes de los entrenamientos y quieras que no la relación profesional se ha estrechado. Cosas básicas de las que antes no disponíamos ahora las tenemos. Es verdad que el margen para las excusas es cada vez más limitado y que sea tarde o no depende de nosotros… Pero creo ciegamente que es posible aún darle la vuelta a esto.

Por cierto, cuando Murphy marcó el 1-0 mire a la grada… Pero no encontré al aficionado del Bolton con el que charlé en el aeropuerto de Manchester. ¡Y eso que me acordé! Lo cierto es que en ese momento tuve un subidón importante, como todos, y más mirando a nuestros hinchas, sufriendo con y por nosotros pero sin cesar de apoyarnos. Es realmente increíble el empuje que notamos en Bloomfield Road, es una sensación bestial que te sirve de vitamina cuando el mundo se te viene encima por cualquier situación del partido. Y, buff… Cuando acabó el partido con el empate noté el bajón. Necesitamos a Lady Luck.

La semana pasada algunos jugadores fuimos a jugar un amistoso en la ciudad deportiva del Manchester United en Carrington. Ellos pusieron a los reservas más Ander Herrera y a Lindegaard. Las instalaciones son espectaculares… Es otra historia. Empatamos a uno y fue un buen test. Me quedé muy sorprendido con Herrera: lo pequeñito que es ¡y lo bueno que es! Hay futbolistas que piensan antes que los demás y que se equivocan menos que los demás. Ander es de esos, el que diferencia entre un buen y un gran jugador. No se necesitan hacer bicicletas ni regates imposibles, simplemente hacer rápido y fácil lo que parece o es difícil. Es una gran virtud. Ahora esta volviendo de una lesión en la costilla y montan partidos para que coja el ritmo. Por lo demás me pareció un chaval estupendo y espero verle pronto en las alineaciones de Van Gaal, que es todo un personaje y que merece un punto y aparte. Allí en la banda estaba viendo el partido un tal Ryan Giggs y varios jugadores del primer equipo del United que habían entrenado en un campo anexo, entre ellos el gran Jesse Lingard, que la pasada temporada jugó conmigo en el Brighton y con el que recordamos con cariño los pocos meses que estuvimos juntos.

La anécdota, desgraciada, la protagonizó Edu Oriol. Lo está pasando mal, tanto él como su hermano Joan. Y yo lo paso mal por ellos. Salió en la segunda parte y a los 25 segundos fue a presionar un balón que el defensa contrario despejó con fuerza, se llevó un rodillazo importante… Cuando las cosas te salen mal te pasa de todo y desde aquí les quiero dar todo mi apoyo a los dos porque les tengo mucho cariño y siempre les digo que el sacrificio acaba dándote recompensa. Y más con la calidad que ambos tienen.

Ahora empieza otra semana con la mirada fija en el Rotherham. El sábado perdieron con el Birmingham y los tenemos diez puntos por encima. No llevan una buena trayectoria en los últimos tiempos y han perdido los dos últimos partidos en casa, pero empataron en Sheffield y Brighton y serán duros, mucho. Pero nosotros vamos a serlo más si cabe porque de la necesidad nace la fuerza y la necesidad del Blackpool… Qué os voy a decir.

Empezamos con la mente despejada, tranquilidad y confianza. Porque eso no quiero perderlo nunca. Ayer, día de descanso, teníamos la idea de ir a Londres y pasar el domingo con mi amigo Calderón y su familia, pero las peques no estaban para muchos trotes. A Emma ya le han salido dos dientes y la pobre estuvo mala toda la semana, por lo que aparcamos los planes para mejor ocasión. Justo el día en que sus padres celebraban nueve años juntos. Sí, soy afortunado. ¡Gracias! El caso es que empecé el domingo jugando al escondite con Norah, que sin tener aún tres años ya hace trampas (la muy lista tiene que contar hasta diez pero empieza por el seis) y luego nos dimos un paseo por el Christmas market de Manchester.

En el aspecto personal me chocó el sábado por la noche ver la televisión de España. Con los pies bien estirados y recuperándome del esfuerzo del partido con el Bolton nos pusimos a ver la entrevista con ‘el pequeño Nicolás’. Para los británicos que lean esto, Nicolás, que se llama Francisco, es un veinteañero imberbe que se colaba en actos políticos, mítines y en la mismísima coronación del Rey de España sin que nadie supiera a ciencia cierta quien era. Mantenía, dijo, reuniones con personajes muy destacados del panorama político español, viajaba en coches oficiales… Un personaje y una historia extrañísima. Parecía muy seguro de lo que contaba y si se inventó todo lo que decía tiene un mérito enorme, ahora bien, si es verdad ‘apaga y vámonos’. A mi, de entrada, me pareció que es carne de Torrente 6. Pero con la distancia y el desconocimiento… Y viendo las cosas que pasan en España ya me lo puedo creer todo.

Una última cosa: Quiero desear toda la suerte del mundo a Zoko en su cesión al Bradford. ¡Le voy a echar mucho de menos! ‘Papa Z’, como le llamamos, es un tipo muy especial, muy buena gente y se merece lo mejor.

Vamossssss!

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos