La expedición del Chelsea aterrizó ayer lunes por la tarde con una baja importante de última hora, la de Samuel Eto’o, que por culpa de una pequeña inflamación en su rodilla será baja en el partido de ida de las semifinales de la Champions League contra el Atlético de Madrid. El que finalmente sí ha entrado en la lista es la gran figura de los blues, Eden Hazard, a pesar de que llega muy justo en su recuperación desde que se lesionara en la vuelta de los cuartos contra el PSG.

La segunda baja que presenta el equipo inglés es la del lateral derecho Ivanovic (sanción), ya que tanto Matic como Salah no pueden competir en la Champions League al haberlo hecho con sus anteriores equipos –Benfica y Basilea– en esta misma edición. El hueco que deja el delantero camerunés en la punta de ataque será cubierto, casi con total seguridad, por Fernando Torres, quedando Demba Ba como primera opción en el banquillo.

La ausencia de Ivanovic en el flanco derecho de la defensa podría provocar la entrada en el once titular de Ashley Cole ocupando la banda izquierda donde es habitual Azpilicueta y desplazando a éste al puesto que deja vacante el serbio. Otra de las opciones que puede manejar Mourinho es la de ubicar a Ramires como lateral de recorrido, un puesto en el que ya se ha desenvuelto con solvencia en el pasado. Con el indiscutible Cech bajo los palos, la pareja de centrales la formarán los ya consolidados Terry y Cahill.

Lo que parece innegociable en el esquema del técnico portugués (4-2-3-1) es el doble pivote del centro del campo. Dependiendo de la variante por la que se decante en defensa -por la ausencia de Ivanovic- los puestos son seguros para Lampard y Ramires con la opción abierta de David Luiz si Mourinho decide retrasar a Ramires. Los tres mediapuntas por detrás del delantero son lugar reservado para Willian, Oscar y Hazard. En caso de que el belga no estuviera plenamente recuperado de sus molestias el primer recambio sería Schürrle, un jugador de banda con llegada y buena definición. El puesto de delantero centro se lo disputarán Torres y Demba Ba, si bien el español cuenta con mayores opciones.

Tal y como reconocía Simeone en la rueda de prensa, ambos equipos presentan muchas similitudes. Sus defensas son las menos goleadas de sus respectivas ligas, juego directo, excelente estrategia, peligrosos a balón parado y con dos entrenadores que potencian y priman la labor y el esfuerzo del grupo por encima de los detalles individuales.

Por su parte, el técnico argentino tiene a su disposición a toda la plantilla después de haber recuperado a Arda Turan (aunque difícilmente forme parte del once titular). Con la presencia segura de Courtois en la portería (amparado por la normativa UEFA), la defensa la completarán los cuatro habituales: Juanfran, Miranda, Godín y Luís Filipe. En cuanto al doble pivote, el capitán Gabi tiene la plaza asegurada y el otro puesto se lo disputarán Mario Suárez y Tiago. Koke, en la banda izquierda, y Raúl García, con más libertad para incorporarse al ataque, secundarán a la pareja de lujo que forman en el ataque David Villa y Diego Costa.