Ansu Fati sostiene al Barça

Bajo la batuta de Ansu Fati, el Barça derrotó al Valencia (3-1) en el primer partido sin restricciones de aforo en el Camp Nou. El primero de los tres encuentros que el equipo azulgrana disputará como local esta semana (esperan Dinamo y Real Madrid) se saldó con tres puntos en un encuentro en el que fue de más a menos.

No empezó bien el partido para los de Koeman. A los cuatro minutos de juego, Gayá disparaba duro desde fuera del área tras un rechace de la defensa y adelantaba a los de Mestalla.

La respuesta del Barça llegó de la mano de Ansu Fati. El nuevo 10 coronó una pared con Memphis para empatar el partido con un disparo fuerte y al palo largo que tantas veces vimos al anterior propietario de su dorsal.

Entre el tanto de Ansu y el de Memphis de un penalti discutible pasaron 26 minutos en los que el Barça mostró dos caras al mismo tiempo. El regreso de Fati ha permitido al equipo ganar en contundencia y en poder de intimidación. Es unos de esos escasos futbolistas que generan tantas expectativas en el público con cada balón que recibe como inquietud en el rival. Bien acompañado por Memphis, Gavi y Alba, el joven canterano sigue mostrando su clase.

En el otro extremo, las dificultades que los marcajes al hombre que ordena Koeman a los centrales causan a la solidez defensiva del equipo. Bordalás, que no sería Sacchi pero sabe de fútbol, se dio cuenta de lo mal que lo pasó Araujo en el Wanda y ordenó a sus puntas moverse hacia los extremos, sabiendo que Piqué y Éric García les seguirían y generarían desajustes en la zaga. Si a eso sumamos la tendencia a subir la banda de Jordi Alba entenderemos parte de los males del Barça.

Tras el descanso, los locales tuvieron en las botas de Ansu un tercer gol que, tras una gran jugada colectiva, evitó Cillessen. Se estiró el Valencia y, antes del minuto 55, Carlos Soler estampó el balón en el poste derecho de la portería de un Ter Stegen que la vio pasar.

Llegaba el equipo levantino con facilidad al área del Barcelona, que comenzaba a vivir más estirado de lo recomendable para la salud de un Busquets que, como se vio con la selección, vive mejor cuanto más juntas están sus líneas. El Barça necesitaba tener la pelota para defenderse con ella, pero eran los de Bordalás quienes dominaban.

A la hora de juego, Koeman retiró a Ansu Fati para dar minutos a Coutinho y mandó a calentar al Kun Agüero, pero fueron Mingueza y Nico quienes saltaron para dar descanso a un buen Gavi y a un discreto Sergi Roberto que volvió al lateral derecho. A partir de ahí, un Barça mucho más espeso se hizo con el control de un partido que comenzó a hacerse tan largo como la asamblea de compromisarios de unas horas antes.

Cuanto todo parecía indicar que el equipo acabaría pidiendo la hora, una buena acción entre Dest y Memphis acabó con Coutinho anotando el tercer gol local y permitió a Koeman, dubitativo hasta entonces, dar entrada a Agüero para disfrute de los 47.000 espectadores largos que se citaron en el viejo Camp Nou.

El primer obstáculo tras el parón se superó con más corazón que juego. El siguiente, el miércoles, cuando no puede fallar si quiere seguir vivo en la Champions League. Es lo que hay. Eso y Ansu Fati, claro.

Foto: FC Barcelona

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos