Ni Pep, ni Roura, ni el Tata. Los tres entrenadores del Barça que precedieron a Luis Enrique fueron capaces de doblegar a la Real Sociedad en su feudo donostiarra, una gesta que parece imposible desde que el equipo de Rijkaard la lograra por 0-2 en la recta final de una Liga, la 2006/07, que acabaría entregando al Real Madrid por goal average. Iniesta y Eto’o fueron los autores de aquellos tantos.

Desde entonces, el equipo azulgrana ha cosechado tres derrotas y un empate ante una afición que nunca le tuvo especial cariño, sobre todo cuando a finales de los 80 la Real Sociedad sufrió una “fuga de cerebros” con destino a la Ciudad Condal (Bakero, Txiki Begiristain, Goikoetxea, López Rekarte).

El propio Messi parece gafado en este escenario. Una de las marcas más curiosas del argentino es el altísimo porcentaje de victorias del Barça cuando él logra anotar (superior al 95%). Pues bien, Leo ha horadado las mallas txuri-urdinak en sus dos últimas visitas y aún no ha logrado ganar allí. Qué duda cabe que esta estadística supone un pequeño reto más para el genio de Rosario.

Por si fuera poco, las comparecencias del Barça en Anoeta últimamente vienen teñidas de infortunio. Hace dos años el Barça ganaba cómodamente 2-0 en veinticinco minutos ante una Real desorientada… hasta que una magnífica y absurda “asistencia” de David Villa a su rival Chori Castro ponía a los locales sobre la senda de una remontada que culminarían con el 3-2 definitivo en el descuento. El año pasado fue el propio Alex Song quien abrió el marcador… para los de casa, con un gol en propia puerta ante el que Valdés poco pudo hacer. El choque venía caliente por una reciente y disputada eliminatoria de Copa del Rey, resuelta a favor de los azulgrana. Lo sucedido en el tunel de vestuarios entre Fernández Borbalán y Tata Martino, quien fue expulsado por el primero en el descanso, tampoco ayudó.

Como dice el flamante entrenador local, David Moyes, “mis jugadores ya han demostrado que pueden derrotar al Barça”. Y es que esta temporada, pese a no marchar las cosas viento en popa por San Sebastián (se encuentran en la 14ª posición a dos puntos del descenso), ya se han deshecho en su estadio de rivales como el Real Madrid (4-2) y el Atlético de Madrid (2-1), y tampoco el Valencia logró vencerles (1-1).

Cabe destacar que el meta local al que no pudieron batir ni Guardiola, ni Roura ni Martino fue, qué cosas, un Claudio Bravo que ahora defiende la portería catalana con un registro espectacular que le convierte en uno de los menos goleados de todo el continente. ¿Seguirá el chileno con su buena racha en Anoeta a pesar del cambio de escudo? ¿Romperá Messi su maleficio con este estadio? ¿Acabará el Barça con una racha negativa que dura ocho años? El domingo, las respuestas.