Amor de verano

El culé que pretende ser optimista (sí, los hay, o al menos eso me han dicho) está trabajando muy duro este inicio de temporada, la segunda de Koeman al frente del equipo. Porque pese a la realidad que le hace tocar con los pies muy en la tierra está predispuesto a vivir este año como si de un amor de verano se tratase.

De esos amores intensos aunque fugaces a los que al principio buscas explicación metafísica (todo pasa por una razón superior), pero que olvidas más pronto que tarde cuando vuelves a la vida ‘real’. De esos que llegan cuando no buscas una relación estable (Messi ya no está) y aparecen con la efervescencia de la juventud (la que aportan los Ansu Fati, Pedri y compañía).

Sin la (bendita) atadura de Messi y con la ilusión de ver por fin un curso completo de promesas como Ansu el culé optimista quiere creer que, de aquí a unos años, cuando eche la vista atrás, recordará este amor de verano como el inicio de algo mejor que vino después.

Tal y como recuerda aquellos inicios del grupo de Valdés, Pujol, Xavi o Iniesta. Ahora la base son los Fati, Pedri, Eric, Araujo, Riqui Puig o Mingueza, tan joviales como inexpertos en grandes citas. Como un amor de verano.

Comparte este artículo

Compartir en whatsapp
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos