Alemania. Bayern. Barça… Guardiola

A través del fútbol Alemania aplastó la mentira de Scolari. Tanto drama, tanto lloro, tanta excitación, no podía tener un buen final en Brasil y a la que la canarinha encontró un gigante se arrodilló sin remisión. Le duró un suspiro hasta entender que la humillación que se avecinaba iba a ser histórica. Y fue absoluta, brutal, lo nunca visto en la Copa del Mundo. Algo que permanecerá por siempre.

Y entre todo ello emerge, tan indirecta como obligatoriamente, un nombre propio: Pep Guardiola. El Barça. El Bayern. El mejor fútbol que pueda recordarse y que pueda esperarse. La España que conquistó el Mundial en 2010 alineó a seis jugadores (Piqué, Puyol, Busquets, Xavi, Iniesta y Pedro) en el once inicial de la final. Siete (quitando a Puyol y añadiendo a Cesc y Alba) se alinearon en el once que Del Bosque dispuso para golear (4-0) a Italia en la final de la Eurocopa de 2012. Todos ellos eran dirigidos por el entrenador catalán. Curiosamente el mismo entrenador que está al mando del Bayern que forma hoy la columna vertebral de Alemania. Neuer, Boateng, Lahm, Schweinsteiger, Kroos y Müller fueron los que eligió Joachim Löw para enfrentar a Brasil y el carácter del campeón bávaro se catapultó al primer plano.

La mejor versión de Iniesta, el papel sobresaliente de Xavi, la prestancia impresionante de Busquets… Todos ellos trasladados a Kroos, a Müller, a Schweinsteiger… Jugadores tan diferentes en la forma como similares en el fondo. Futbolistas que convierten el rondo en su razón de ser. Un equipo, una idea, que hace de la presión al rival una pesadilla y que aplasta a través del fútbol.

Es el Barça del 2-6 en el Bernabéu y, también, el Bayern preguardiolista que destrozó al mismo Barça en la semifinal de Champions de la pasada temporada. Es la idea, íntima, de un fútbol concreto que fue perdiendo protagonismo por los resultados sin caer en la cuenta que no se trataba solamente de defender contra todo y contra todos una idea definida. Era, es, algo más: mantenerla a través del convencimiento, de la cultura del trabajo, de saber el qué y el cómo.

Ganar no es lo único. Y el Madrid de Ancelotti bien que se lo demostró al Bayern en Múnich no hace demasiado tiempo. Pero que al triunfo se suele llegar por medio de una idea quedó hoy, otra vez, claro en Belo Horizonte. Alemania homenajeó al mejor fútbol que recordamos. Y aprovechó para hacerle un guiño a Guardiola.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos