87-79. Sexta final consecutiva

El Barça de Xavi Pascual se ha clasificado para la sexta final consecutiva tras derrotar a Unicaja por 87-79, en un partido con mucha historia. La victoria no parecía nada clara cuando a falta de cinco minutos los azulgrana perdían por seis puntos. Un parcial de 17-4 rompió el partido por completo y concedió al Barça una nueva oportunidad para ganar un título, algo que con Pascual ya es rutina. De nuevo, el equipo ha dejado muchísimas dudas, a pesar del espléndido final de partido.

Ante Tomic, enorme otra vez, no ha estado tan presente en ataque. Lanzando pocos tiros y generando poco juego. Tomas Satoransky bien defendido sobre todo por Granger, no lo ha encontrado y el Barça no lograba canastas fáciles. Solo el acierto desde la línea de 3,  provocado por las ayudas sobre la defensa de Tomic, le permitía aguantar al Unicaja, que con las segundas oportunidades generadas por el rebote ofensivo daba la sensación de mandar en el partido.

Hasta 12 lanzamientos más ha tenido Unicaja. Un enorme acierto en el tiro de 3 ( 14 /28) iba mermando la moral del Barça, incapaz de llegar a puntear los tiros, obsesionado en cerrar el rebote. Ni  una cosa ni otra conseguían, quedándose a mitad de camino de las dos cosas. Cada ataque era peor que el anterior, Tomic recibiendo ayudas por todas partes  y la sensación de que Unicaja podía romper el partido en cualquier momento.

Pero en el último cuarto todo cambio. Primero porque con Henzonja todo es más fácil. Con todos los defectos del croata, su actividad y agresividad en defensa es contagiosa, así como su atrevimiento en ataque. Todo esto unido a un movimiento inteligente de Pascual, dando entrada a Lampe por Tomic, han permitido al Barça poder romper el partido.

Lampe ha podido salir más a las ayudas, Hezonja y Oleson han metido triples cuando se necesitaba y Satoransky ha jugado mucho más ordenado y en defensa ha sido capaz de secar a Granger. Con todos estos ingredientes juntos, el Barça no ha sufrido nada en los dos últimos minutos, algo inimaginable 6 minutos antes.

Un partido duro, sin ninguna actuación individual extraordinaria, donde solo dos jugadores de los 24 que han jugado no han anotado. Un partido del baloncesto moderno. Con todo, un encuentro en que el talento de un adolescente le permite tirar un triple con su equipo 6 abajo. El talento de un jugador que da la sensación de tener el freno de mano puesto contra su voluntad.

En la final le espera el Real Madrid, que en la segunda semifinal fulminó al FIATC Joventut desde la línea de triples en la segunda parte del partido. En la primera dominaron los verdinegros.

87 – FC Barcelona (18+16+25+28): Satoransky (9), DeShaun Thomas (13), Hezonja (12), Doellman (9), Tomic (10) -cinco inicial-, Oleson (11), Lampe (10), Nachbar (-), Pleiss (2), Huertas (5), Abrines (2) y Navarro (4).
79 – Unicaja (15+24+20+20): Markovic (4), Toolson (3), Suárez (10), Green (8), Golubovic (-) -cinco inicial-, Granger (12), Vázquez (8), Kuzminskas (13), Thomas (5), Vasileiadis (9), Gabriel (2) y Stefansson (5).
Arbitros: García González, Pérez Pizarro y Peruga. Sin eliminados.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos