85-80. Otra vez Hezonja como guía ante el Real Madrid

Resulta difícil hablar del partido del Barça contra el Real Madrid de Euroliga sin que Mario Hezonja sea el  eje de la crónica. Pero se ha de intentar. Sobre todo porque por alguna extraña razón, el croata estuvo más tiempo sentado en el banquillo que jugando sobre la cancha. Pero sin esos 16 minutos que estuvo sobre la pista es complicado comentar cómo el Barça ganó por 85-80 a un buen Real Madrid.

Comenzó el Barça jugando muy bien, con movimiento el balón con velocidad, consiguiendo espacios para lanzamientos exteriores, que le permitieron las primeras ventajas en el marcador. Tomas Satoransky  marcaba el ritmo del partido y el Barça estaba muy cómodo sobre el parqué. Hasta que apareció en escena Rudy Fernández. DeShaun Thomas fue incapaz de pararlo y el mallorquín se puso el equipo a la espalda y facilitó que su equipo se fuese al final del primer cuarto con una ventaja de más 8 (17-25).

Rudy y la facilidad con la que Gustavo Ayón y Felipe Reyes jugaban en la pintura fueron las razones por las que el Madrid mandaba en el marcador. El Barça jugaba bien en ataque, con una circulación fluida, con muchos pases y encontrando posiciones de tiro claras. Pero el Madrid con Rudy y el juego interior resultaba imparable con fáciles anotaciones en cada ataque.

El partido fue decantándose poco a poco a favor del Barça cuando Alex Abrines pasó  a ser el defensor de Rudy. El Madrid seguía anotando en la pintura, pero ya no anotaban desde el perímetro. El Barça aumentó la intensidad defensiva y seguía jugando bien en ataque, con lo que la diferencia en el marcador pronto desapareció. Y cuando entró en el partido el factor Hezonja, el duelo pasó a tener color claramente blaugrana.

El croata es una cosa aparte. Por mucho que alguien, Pascual especialmente , quiera hacer creer lo contrario, lo cierto es que estamos ante un talento fuera de lo normal.  Y de Hezonja se hablará dentro de 40 años. Seguro y si no es así es por alguna desgracia que ahora mismo nadie quiere imaginar y que resulta difícil de predecir.

Hezonja y la defensa de Satoransky sobre Rudy dieron las primeras ventajas en el marcador al Barça. Al descanso el partido terminó 41-41. Pero la calidad del alero croata permitió al Barça ir siempre en ventaja en el luminoso. Su acierto en el triple y la excepcional defensa y su intensidad en los dos aros permitieron a su equipo mandar en todos los aspectos del partido.

A pesar de eso, el Madrid no se fue nunca del partido. Sabían siempre donde hacer daño y cuando Satoransky defendía a Rudy, cargaban el juego a Sergi Llull , que era defendido por Juan Carlos Navarro y de ese modo encontraban canastas fáciles, permitiéndoles estar siempre metidos en el partido. Eso y su defensa sobre Ante Tomic, que evitaba canastas fáciles a los de Xavi Pascual, explica porque el partido llegó igualado al final de los 40 minutos.

La victoria final del Barça se explica por el talento inmenso de Hezonja, no solo en el tiro sino en su defensa y en su lectura del juego que le permite no tirarse las zapatillas y seleccionar cómo y cuando tirar, y por el acierto de Brad Oleson en los momentos claves. El jugador de Alaska día a día va adquiriendo más el rol de Gianluca Basile. Le entraron los tiros cuando más falta hacían y defiendo es capaz de parar a cualquiera.

El 85-80 final refleja la igualdad existente entre los dos equipos. Detalles son los que decantan el resultado hacia un lado u otro. El acierto de cualquiera de los dos equipos,  los nervios, el ambiente, cualquier pequeño factor puede ser determinante. No hay casi diferencia entre ambos equipos, quizá los mejores del continente. Ganó el Barça, como pudo ganar el Madrid. Pero solo el Barça tiene a Hezonja, un jugador que jugando 16 minutos, es capaz de ser el mejor del partido. Que jugando 16 minutos a nadie le extrañe que sea el mejor. Y es que dentro de 40 años, todos sabremos quien es Hezonja.

Ficha técnica

85 – FC BARCELONA: Hezonja (15), Huertas (-), Abrines (5), Navarro (6), Satoransky (5), Pleiss (9), Thomas (7), Oleson (12), Lampe (12), Nachbar (6) y Tomic (8).

80 – REAL MADRID: Rivers (-), Rudy Fernández (20), Nocioni (8), Maciulis (1), Reyes (8), Rodríguez (17), Ayón (10), Carroll (4), Llull (8), Bourousis (-) y Slaughter (4).

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos