63-76. Olympiacos devuelve la bofetada

El Barça deberá ganar al menos un partido en Atenas si quiere estar en la Final Four de Madrid el próximo mes de mayo. La derrota por 63-76 ante Olympiacos en el segundo partido de los playoffs de cuartos de final pone a los de Pascual contra la pared. Su pésimo encuentro les obliga a salir victoriosos de una de las pistas más complicadas de Europa, con un jugador como Spanoulis en unas condiciones mejores que las vistas en el Palau.

Desde el inicio del partido Olympiacos mandó en el marcador y en el juego. Su defensa, la mejor de la competición, cerraba cualquier línea de pase a los jugadores interiores del Barça. Con Tomic fuera del partido, el Barça no podía ni anotar ni construir juego. Un dato lo ejemplifica: la primera asistencia local no llego hasta el final del segundo cuarto. Ni Satoransky ni Marcelinho supieron leer bien la defensa y el Barça se quedó en 10 puntos al final del primer periodo.

La defensa culé mantenía al equipo dentro del partido, ya que Olympiacos sólo anotó 15 puntos en los primeros diez minutos. Pero en cuanto entraron los tiros desde el perímetro, los griegos manejaron diferencias alrededor de la decena. La defensa era impecable. Manos en todos los pases, no rehuían el contacto en ningún momento, impedían al Barça correr y peleaban todos los balones divididos evitar que los locales anotaran canastas fáciles.

Sólo Navarro permitía soñar al Barça. Y quizá fue eso lo que lastró al Barça, porque con Hezonja y Abrines en la plantilla, es muy difícil de explicar que Navarro juegue más minutos en el año 2015 que los otros dos juntos, y eso en un día en que el capitán fue el mejor del equipo. Cabe preguntarse qué pasaría con los jóvenes si gozaran de la misma confianza que Navarro, esa confianza que permitió al Barça irse solo 11 puntos abajo al descanso cuando el juego mostraba una diferencia mayor.

No estaba siendo el día del Barça. Lanzamientos fáciles fallados sin oposición, malos porcentajes en los tiros libres, problemas para coger rebotes ofensivos… nada de lo que dio la victoria en el primer partido funcionaba. Mérito del rival, que supo impedir que el Barça se impusiese en la pintura y demérito de los de Pascual, que no supieron nunca reforzar sus puntos fuertes.

Resulta difícil de explicar cómo Marcelinho estuvo tanto tiempo en pista cuando en esos minutos el equipo tenía un resultado negativo de 17 puntos. Su defensa permitía a los exteriores griegos anotar y en ataque no aportaba más que Satoransky. En cambio, con el checo en pista, el Olympiacos movía la pelota con más lentitud y el Barça se sentía más cómodo para salir rápido en ataque, aunque el acierto no apareciese nunca.

Así, con Marcelinho en pista, rompieron el partido al inicio del último cuarto. Dos triples del eterno Spanoulis, más otros tres de sus compañeros dieron a los visitantes una ventaja de 18 puntos que rompió la moral culé, que no logró levantar ni el ímpetu de un Hezonja usado últimamente como recurso para levantar cosas imposibles. El Barça seguía fallando tiros cómodos y continuaba incapacitado para anotar desde abajo, a pesar de los esfuerzos de Tomic, que no tuvo su día.

La renta conseguida por el Olympiacos permitió que su capitán descansara bastante para conservar las piernas frescas de cara a los dos partidos en El Pireo. Spanoulis es la clave del equipo. Cuando juega contra Satoransky se le ve más incomodo, pero más allá de emparejamientos puntuales, el Barça perdió el segundo partido por errores propios, por los tiros fallados en posiciones cómodas, la lectura errónea del juego y una mala dirección desde el banquillo.

Cada vez más resulta difícil defender a Pascual. No hay roles definidos más allá de que, en 2015, Navarro juega 30 minutos si está sano y Tomic es el eje de todo. El miedo a dar paso a los jóvenes está lastrando al equipo durante todo el año. Las fases de crecimiento no se justifican con los resultados, ya que es difícil imaginar más derrotas con más minutos para Satoransky, Hezonja y Abrines.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos