100-80. El Real Madrid aplasta a un Barça sin baloncesto

100-80. El Barça de Xavi Pascual ha sido arrollado de la pista por el Real Madrid en el segundo partido del playoff final de la Liga Endesa de Baloncesto y tiene tres oportunidades para redondear una temporada perfecta.

El partido duro 10 minutos, siendo generosos. Al final del primero cuarto el marcador reflejaba 31 a 10. Obviamente no hubo emoción en los restantes 30 minutos, puesto que el Barça no logró rebajar la diferencia a menos de 10 puntos. El tremendo acierto blanco, por encima del 60% en tiros de campo, y la lamentable actuación culé fueron las causas de un desastre que va más a allá de la falta de actitud de los de Pascual.

Porque no es cierto. No. Cuando no se tienen respuestas a lo que ocurre en la pista, se admite que el rival es mejor; cuando admitir que el equipo no tiene un plan ni tiene confianza, pero sí miedo al error, entonces es cuando a la actitud, algo no medible y que suele funcionar bien. Si ponemos actitud no nos ganan. Mentira. El Barça ganará cuando haga las cosas mejor que el rival. Sin actitud, este Madrid hubiese ganado al Barça de 40 y no de 20 (100 a 80).

El Barça no tiene plan. No lo tiene desde hace mucho tiempo. Hezonja fue el mejor jugador en el segundo partido y no salió de entrada y cuando estuvo en pista el equipo no hizo ni una sola jugada para él. El equipo salió a la pista con un plan que fue cambiado a los 3 minutos por unos errores en jugadas puntuales. Abrines, que jugó 4 minutos en el primer partido, salió como titular y fue cambiado tras su primer error.

Y así siempre. Sin roles definidos, sin saber que base es el timón del equipo, sin tener una idea clara de los aleros de referencia y sin saber a qué se deben los minutos en pista de los jugadores, el Madrid de la mano de Llull, pasó por encima de un Barça sin baloncesto. Porque es mejor, porque está mejor dirigido, porque desde hace 3 años tiene un plan y porque se cree todo eso y va lanzado. Ha ido mejorando año a año y con paciencia ha construido lo de hoy. Una actuación portentosa.

Cuando un equipo pierde 12 partidos de 22 a domicilio en la Liga ACB es porque fallan muchas cosas. Una de la principales es la falta de propuestas que vayan más allá de contrarrestar. Laso propuso en muchos minutos un quinteto pequeño. El Barça no supo jugarlo ni igualar ese quinteto pequeño poniendo a Hezonja o Thomas como falso 4. El guión clásico no se alteró y la sangría, más en la imagen que en el marcador, fue cruel.

El miércoles hay un partido en un Palau que no sabe qué Barça verá. Ignoramos quién será el líder del equipo y quién asumirá el mando. No sabemos si recuperará el baloncesto en un Palau que ha mostrado su queja a lo que veía absteniéndose de acudir a él. A lo mejor vuelve a quejarse de la misma forma, ya que cuesta imaginar que el Madrid no gane la liga en Barcelona. Y no hay nada más duro para los culés que eso.

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos