0-4. Leo Messi toma Riazor con tres goles

Leo Messi ha dirigido la victoria del FC Barcelona (0-4) en Riazor anotando tres tantos ante el Deportivo de La Coruña y cerrando la primera vuelta con muy buenas sensaciones, tanto a nivel individual como colectivo.

Viajó el equipo blaugrana a la ciudad gallega con una incógnita flotando en el aire: ¿el partido frente al Atlético de Madrid fue un espejismo o un síntoma de la recuperación del Barça? Es más, ¿mejoraría el equipo de Luis Enrique el rendimiento de sus últimos partidos fuera del Camp Nou?

Tras un par de avisos en forma de llegadas con peligro, un centro precioso de Ivan Rakitic en el minuto 10 permitió que Leo Messi, con un cabezazo tan certero como violento, inaugurara el marcador. El Barça seguía conectado, presionando, recuperando, siendo incisivo y, sobre todo, haciendo que los centrocampistas, esos grandes olvidados durante gran parte de la temporada, participaran en el juego.

El Deportivo, seguramente sorprendido por el alud de juego visitante, tardó casi media hora en reaccionar y dar un paso adelante, primero con una ocasión que Cavaleiro disparó fuera tras deshacerse de Piqué y después con un lanzamiento de falta de Medunjanin al segundo palo que solventó bien la defensa culé. Los gallegos apretaban algo más al centro del campo azulgrana, provocando que un Busquets más despistado que de costumbre regalara algunos balones que pudieron costar más de un susto.

Pero resulta que en el Barça juega un tal Leo Messi, un futbolista capaz de abrir el balón desde la linea de tres cuartos a la banda izquierda y correr para rematar suavemente, de vaselina y en el área pequeña el centro de un cada vez más entonado Neymar. A partir de ahí, el tránsito hacia el descanso fue una balsa de aceite para los culés, que dispusieron en las botas de un Luis Suárez que no tenía el día rematador de alguna clara oportunidad para apuntillar al Depor.

La segunda parte se inició con Víctor Fernández sustituyendo a su mejor hombre hasta entonces, Cavaleiro, por José Rodríguez. La renuncia a la capacidad de desborde del portugués podría ser interpretada como una señal inequívoca de renuncia al partido, y aun así Bravo tuvo que emplearse ante un remate deportivista al filo del cuarto de hora.

Pero Leo Messi no estaba para juegos. Tras una magnífica jugada de Neymar que acabaría en córner, el argentino se apoyó en Rakitic para servirlo y después, con un gran zurdazo, firmar el tercer gol de su cuenta particular. Sentenciado el encuentro, Luis Enrique sentó a Busquets y a un recuperado Iniesta pensando en el partido frente al Atlético de Madrid, pese a lo que el equipo no bajó el tono y encontró el premio en forma de gol en propia puerta de Sidnei.

El Barça afrontará el miércoles ante el equipo colchonero la idea de los cuartos de final de la Copa del Rey indudables con mejores sensaciones que en las últimas semanas. Como si el ambiente enrarecido hubiese espoleado a la plantilla y a su máxima estrella, el equipo de Luis Enrique suma ahora contundencia y algo más de juego a la competitividad que siempre muestra. Que dure.

FICHA TÉCNICA

Estadio de Riazor: Unos 25.000 espectadores.
Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó a Oriol Riera (59′), Bartra (67′), Alves (77′)

RC DEPORTIVO: Fabricio, Juanfran, Sidnei, Lopo, Luisinho, Bergantiños, Juan Domínguez, Medunjanin (Lucas, 78′), Cuenca, Cavaleiro (Rodríguez, 45′) y Oriol Riera (Toché, 62′).

FC BARCELONA: Bravo. Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba, Busquets (Bartra, 65′), Iniesta (rafinha, 65′), Rakitic, Neymar (Pedro, 70′), Messi y Luis Suárez.

Goles: 0-1, Messi (10′); 0-2, Messi (32′); 0-3, Messi (61′); 0-4, Sidnei (pp. 83′).

Lee el 1×1 del Depor-Barça

Comparte este artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on pinterest

Artículos relacionados

Artículos recientes

Síguenos