El FC Barcelona sigue líder la clasificación de primera división después de ganar por 0 a 2 en Vallecas a un Rayo que durante media hora plantó cara al equipo de Luis Enrique. Messi y Neymar pusieron la puntilla a un rival que jamás renunció a jugar el balón.

Decía Paco Jémez en la previa del partido que él entiende el fútbol como un espectáculo al que la gente acude a divertirse. Y el técnico rayista lleva siempre ese principio hasta el extremo, independientemente de tener delante al Barça o al Villaconejos.

Por esa razón, el entrenador cordobés nacido en Las Palmas de Gran Canaria decidió mantenerse fiel a sus principios y salir a disputarle el balón el once de Luis Enrique. Y lo consiguió durante media hora larga, treinta y tantos minutos en los que el juego se desarrolló mayoritariamente en la franja central del campo y que el Barça fue capaz de romper únicamente mediante balones a la espalda de sus centrales, que vivían prácticamente en la línea divisoria. Neymar, Munir y Messi contaron para esa labor con la permanente ayuda de Mathieu, que hoy ocupaba el lateral izquierdo. El francés, brillante en su posición natural, se ofreció siempre y llegó con potencia una y otra para sorprender a la defensa con sus desdobles.

Antes de lograr batir el récord de Artola, Bravo tuvo que emplearse a fondo para enviar a córner un disparo de Leo Baptistao. Poco después, una mano de Xavi en la frontal del área otorgó a Trashorras la segunda y única oportunidad para su equipo en todo el primer tiempo, pero el gallego chutó fuera.

Pese a algunos avisos frustrados en jugada estática, la primera amenaza seria para la portería de Toño llegó con un balón en profundidad a Messi. El argentino anotó, aunque su tanto fue anulado por fuera de juego. Era el minuto 32 y el presagio de lo que podía caerle al Rayo si no estaba atento a ese tipo de jugadas.

Y así, en apenas dos minutos, llegaron los dos mazazos que mataron al equipo madrileño. El Rayo obligaba al Barça a jugar de un modo más vertical que de costumbre y éste no se acobardó. Piqué, titular hoy después de unos cuantos partidos, levantó la cabeza y puso un balón en largo a Messi, que controló de forma magistral y colocó la pelota en la portería por encima de Toño. Nada más sacar de centro, la tenacidad de un Munir a quien Mateu escamoteó un claro penalti, le permitió recuperar un balón y cederlo a Neymar para que el brasileño pusiera el 0-2 en el marcador.

Tras el descanso y lejos de bajarse de eso que muchos llaman estrategia suicida, Paco Jémez dio entrada a Aquino y Manucho para buscar más mordiente arriba, desguarneciendo la defensa con la retirada de Abdoulaye. Para empezar, los cambios sirvieron durante unos minutos para comprobar que Claudio Bravo seguía en el partido, primero con una palomita para la foto y rondando el cuarto de hora con una gran parada a tiro de Baptistao.

La expulsión por doble amonestación de Morcillo no amilanó al Rayo, que siguió intentando acercarse al marco culé aun a riesgo de sufrir las contras del Barça, con un Mathieu que siempre que subió al ataque llevó peligro por su banda y que a punto estuvo de permitir a Messi anotar el 0-3.

Con el equipo franjirrojo desfondado, el último cuarto de hora tuvo como único aliciente el resultado final, que finalmente no se movió. Ahora llega el parón por la selecciones antes de recibir al Eibar en el Camp Nou y de viajar al Bernabéu para enfrentarse al Real Madrid, ya con Luis Suárez disponible. Veremos si todavía como líder.

FICHA TÉCNICA

Estadio de Vallecas. 14.700 espectadores.
Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Xavi (8′), Abdoulaye (18′), Trashorras (33′), Piqué (72′) y expulsó por doble amarilla a Morcillo (37′ y 59′) y a Aquino (63′ y 90′).

RAYO VALLECANO: Toño, Tito, Abdoulaye (Manucho, 45′), Morcillo, Insúa, Trashorras (Jozabed, 73′), Baena, Licá (Aquino, 45′), Bueno, Kakuta y Leo Baptistao.

FC BARCELONA: Bravo, Alves, Piqué, Bartra, Mathieu, Busquets, Xavi, Iniesta (Rakitic, 68′), Munir (Pedro, 58′), Neymar (Sandro, 80′) y Messi.

Goles: 0-1 (Messi, 34′); 0-2 (Neymar, 36′).

Lee el 1×1 del Rayo Vallecano-Barça