Un gol de Jérémy Mathieu, de nuevo en una acción a balón parado, sirvió para desenredar un partido complicado ante el Celta de Vigo en el que el Barça flirteó durante muchos minutos con el drama. Al final, la victoria, un sufrido triunfo, que servirá a los azulgrana para mantener los cuatro puntos de ventaja al frente de la tabla y aumentar hasta diez el número de victorias consecutivas como visitante desde la derrota de Anoeta.

No fue un triunfo lucido ni una actuación destacada. Durante muchos minutos, especialmente en la primera mitad, el Celta dominó el juego ante un Barça sin ideas. Después del descanso, la entrada de Xavi Hernández fue determinante para la suerte del partido.

No se sintió nada cómodo el Barça de inicio frente a un rival que le presionaba muy arriba. Los de Luis Enrique no tenían capacidad para sacar el balón jugado y hacerse con el partido, más allá de alguna acción a la contra, y por eso no resultó extraño que la primera ocasión fuera para el Celta, en una gran acción de Nolito que habilitó a Larrivey y que permitió una gran actuación de Bravo (min.11).

Esa situación espabiló al Barça, que poco a poco se hizo con el control del juego, aprovechando que los gallegos dejaban muchos espacios a la espalda de la línea medios. Un latigazo de  un desconocido Messi (min.13) sembró el terror en los seguidores locales, en una acción en la que Sergio salvó el primer tanto de los azulgrana.

Pero el partido no se acababa de desenredar. Al Barça le faltaba fluidez y determinación y al Celta ya le iba bien esperar y contragolpear.  Messi apenas aparecía y esa era una mala noticia para el Barça; Neymar estaba muy errático y Suárez solo ofrecía lucha. Además, de la media azulgrana no había ni una noticia, ni buena ni mala.

Antes de la media hora, Nolito, que salió vencedor en todos los duelos que mantuvo con Alves, porfió un balón dentro del área tras una indecisión del brasileño y de Bravo y poco antes Suárez también había reclamado penalti en una jugada poco clara dentro del área local.

En los minutos finales del primer tiempo, el Celta ofreció mejores sensaciones que el Barça y pudo marcar en un par de ocasiones. En la primera, el gol fue anulado por un claro fuera de juego (min. 40), en la segunda Larrivey (min.42) se encontró con un balón de Orellana y falló sin ninguna oposición. El Barça tenía un problema, estaba siendo superado por el Celta en todos los terrenos, también en el de la intensidad.

Buscó soluciones Luis Enrique en el vestuario y su equipo salió más enchufado. Neymar marcó, un gol mal anulado por el árbitro en el minuto 48 y desde el descanso, Xavi Hernández ya se calentaba en la banda y entró en el minuto 58. Poco antes Messi dispuso de una buena oportunidad, tras una jugada de Luis Suárez.

El Barça mejoró algo sus prestaciones, ya tenía más el control del juego y Xavi le dio mucho más criterio al ataque. Tuvieron los azulgrana dos tímidas ocasiones por medio de Suárez (min.61) y Alves (min. 63), hasta que en un saque de falta, Xavi sacó el tiralíneas y puso el balón sobre la cabeza de Mathieu. El francés, como ya hizo ante el Real Madrid, marcó de certero cabezazo en el minuto 73.

Y hasta ahí alcanzó el drama del Barça y la resistencia del Celta. El gol calmó a unos y a otros. El Barça sigue arriba, pero no despeja ni una duda sobre su futuro.

Ficha técnica

0Celta: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Fontàs, Jonny; Augusto Fdez, Krohn-Delhi (Radoja, min.67), Pablo Hernández (Santi Mina, min.83), Orellana, Nolito y Larrivey (Charles, min.70).

1FC Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mathieu, Adriano; Busquets, Iniesta (Pedro, min.75), Rafinha (Xavi, min.57); Messi, Suárez (Rakitic, min.86) y Neymar.

Gol: 0-1, min.74: Mathieu.

Árbitro: Vicandi Garrido (Vasco). Amonestó con cartulina amarilla a Krohn-Delhi (min.24) , Luis Suárez (min.45), Sergio Busquets (min.88) y a Nolito (min.90+4). Expulsó a Orellana (min.88).

Lee el 1×1 del Celta – Barça